Las comillas

Te invitamos a aprender cómo utilizar las comillas en los textos que escribes. Ellas te servirán, para poder referirte a las ideas de otros.


Las comillas (“”)

Las comillas son un signo de puntuación que posee varias funciones, siendo la más importante, permitir citar de forma textual, las palabras de otro. Esto es de gran importancia, pues cuando redactas un escrito, debes dejar en claro qué ideas son de tú autoría y cuáles has extraído de otros libros y autores. Por ejemplo: Al respecto, dice Neruda, acerca de sus casas: “siempre me inspiró Isla Negra”. Como puedes observar, lo que va entre comillas, es expresado directamente el poeta aludido por el autor del mensaje.

Del ejemplo anterior, se desprende que las comillas se posicionan antes de la primera palabra que se escribirá y después de la última de ellas. Deben ir pegadas a estos términos. Cualquier frase que se escriba después de la última comilla, debe ir ubicada, luego de un espacio. La única excepción a esta regla es, si, posterior a las comillas, se coloca un signo de puntuación, debe ir inmediatamente, luego de la comilla de cierre.

La oración que va dentro de las comillas, debe tener una puntuación independiente del resto del texto.

Normas de uso de las comillas (“”)

Las comillas deben utilizarse en los siguientes casos:

Para nombrar el título de un libro.

Ejemplo: Nos pareció muy conmovedora la historia de vida presentada, de forma autobiográfica, en la obra “Yo elegí vivir”.

Para señalar las ideas del personaje de un texto narrativo.

Ejemplo: Y la Blanca Nieves pensaba, mientras miraba por la ventana, el extenso bosque: “¿Cuándo llegará un príncipe, que me ame y me lleve en su corcel a su castillo?”.

Para citar las ideas de un libro o persona de interés público.

Ejemplo: Es importante rescatar los valores de los pueblos originarios que se encontraban en América antes de la Conquista. Así homenajeó Alonso de Ercilla al pueblo Araucano en su obra: “Su gente es tan gallarda, soberbia y belicosa, que no ha sido por rey jamás regida, ni a extranjero dominio sometida”.

Para señalar que una palabra está expresada de forma incorrecta, o para hacer un uso irónico.

Ejemplos:

  • Palabra utilizada de forma incorrecta: En la entrevista, el pescador aludido, señaló que ya no era posible extraer “bacalado” de las costas chilenas.
  • Uso irónico del lenguaje: El ladrón, al ser apresado, indicó que la cartera que tenía en sus manos, había sido “comprada” recientemente.

Para definir una palabra, desde el punto de vista lingüístico.

Ejemplo: La palabra “vagabundo” se refiere a una persona carente de hogar, trabajo y que vive en la calle.