La Conclusión

Qué es una conclusión, sus características y cómo construir una en 4 pasos.


A continuación procederemos a explicarte qué es una conclusión, los rasgos que constituyen sus principales características y cómo construir una conclusión creada por ti mismo en tan solo cuatro pasos.

¿Qué es una conclusión?

Para comprender mejor qué es una concusión es importante que conozcas su función. Como su nombre lo indica, una conclusión está encargada de concluir o finalizar un texto. Éste puede ser tanto un texto literario como uno no literario. ¿Conoces cuál es la diferencia entre ambos? La diferencia entre estos es que el primero está mucho más comprometido con la ficción. El texto no literario, en cambio, está más comprometido con la realidad. Cómo es una estructura encargada de concluir el tema que se ha desarrollado en el escrito, debes colocarla al final de éste. Además, en algunos tipos de textos no literarios como el informe o el ensayo académico, la conclusión incluirá la hipótesis, pregunta o problemática planteada anteriormente en la conclusión, solo que esta vez se presentara resuelta.

¿Cómo es una conclusión?

En la siguiente enumeración descriptiva encontrarás las principales características que están presentes en una conclusión, de ésta manera te será más fácil reconocer una conclusión cuando estés frente a ella.

1. Al ser una estructura tan versátil, la forma y los contenidos de una conclusión dependerán del tipo de texto en el que sea utilizada.

2. En el caso de un texto no literario como el informe o el ensayo académico, la conclusión podrá ser más larga o más corta, dependiendo de la extensión del texto.

3. Su extensión es variable, es decir su longitud varía dependiendo de la intención del emisor.

4. La conclusión puede incluir la resolución de la hipótesis o pregunta respondida, que fue desarrollada a lo largo del texto.

5. La conclusión puede incluir, además, una nueva información que se desprenda de los datos o los contenidos tratados anteriormente. Es muy importante que comprendas que las conclusiones tienen siempre un carácter general. Es decir, intentan abarcar la mayoría del texto, resumiendo sus puntos más importantes para que así el lector entienda el escrito al momento de terminar la lectura.

6. La conclusión en un texto literario es mucho más moldeable. Generalmente, lleva el nombre de epílogo. El contenido de esta sección dependerá de lo que desee especificar u ocultar el autor.

¿Cómo hacer una conclusión en 4 pasos?

A continuación aprenderás a través de 4 pasos cómo construir tu propia conclusión. Te servirá de guía general a la hora de elaborar una conclusión en cualquier tipo de texto, sea literario o no.

1. En primer lugar, como ésta es la parte final del texto, ya tendrás una idea general de qué es lo que has tratado en él. Por eso mismo, podrás explicar muy generalmente cada uno de los pasos que te llevaron a realizar la conclusión, identificando lo más importante de cada sección del texto y volviendo a escribir aquello con palabras claras y simples.

2. En segundo lugar, si es que estás trabajando un texto no literario, identifica el problema o hipótesis que planteaste en la introducción, y respóndela según lo que hayas explicado a lo largo de tu texto. Debes tener cuidado, ya que no necesariamente esta hipótesis debe ser confirmada, sino que también podrías refutarla según los resultados de tu investigación.

 3. En una conclusión, además, se puede crear una nueva información de carácter general que se desprende de los datos explicados anteriormente en el texto. Es decir, a partir de la lectura general que has realizado sobre el texto completo, puedes generar una nueva hipótesis o dato.

 4. ¿Qué idea quiero que el lector se lleve al finalizar la lectura? Esta pregunta te puede ser útil para concluir tu texto. Puedes finalizar tu conclusión realizando una proyección futura, planteando una nueva hipótesis o problema, o bien cerrando el tema que has tratado con una respuesta clara y fija.