La introducción

Qué es una introducción, sus características y cómo construir una en “4” pasos.


 A continuación procederemos a explicarte qué es una introducción, los rasgos que constituyen sus principales características y cómo construir una introducción creada por ti mismo en tan solo cuatro pasos.

¿Qué es una introducción?

La mejor manera de comprender qué es una introducción es desde su función. Cómo su nombre lo indica, la introducción es la encargada de introducir o presentar el tema que se desarrollará en un escrito. Esta introducción puede ser utilizada tanto en textos literarios –textos más comprometidos con la ficción-, como en textos no literarios –aquellos que están más comprometidos con la realidad-. Como es una estructura encargada de presentar el tema a tratar, la introducción suele colocarse al inicio de un texto. Además, en algunos tipos de textos como el ensayo o el informe, la introducción no solo introducirá el tema, sino que también delimitará los puntos que se abarcarán en el texto, además de exponer, en algunos casos, el problema, la hipótesis o la pregunta que se desarrollará a continuación.

¿Cómo es una introducción?

En la siguiente enumeración descriptiva encontrarás las principales características que están presentes en una introducción, de ésta manera te será más fácil reconocer una introducción cuando estés frente a ella.

  1. Al ser una estructura tan versátil, la forma y los contenidos de una introducción dependerán del tipo de texto en el que sea utilizada.
  2. En el caso de un texto no literario como el informe o el ensayo, la introducción podrá ser más larga o más corta, dependiendo de la extensión del texto.
  3. Su extensión es variable, es decir su longitud varía dependiendo de la intención del emisor.
  4. La introducción puede incluir la hipótesis o pregunta que será desarrollada a lo largo del texto.
  5. La introducción puede incluir un marco teórico, éste consiste en la definición y explicación de conceptos claves o tecnicismos que necesariamente deben ser comprendidos por el lector para asimilar de mejor forma el texto en su totalidad.
  6. La introducción en un texto no literario es mucho más moldeable. Generalmente es en ella en donde se realiza la presentación de los personajes, o bien la explicación del conflicto o trama que se desarrollará a lo largo del texto.

¿Cómo hacer una introducción en 4 pasos?

A continuación aprenderás a través de 4 pasos cómo construir tu propia introducción. Te servirá de guía general a la hora de elaborar una introducción en cualquier tipo de texto, sea literario o no.

  1. Lo primero que debes hacer es tener claro el tipo de texto que trabajarás. Si es un texto literario, entonces su forma, como dijimos anteriormente, puede ser moldeable a las necesidades del propio escritor o de la historia. Por otra parte, si es un texto no literario, entonces debes intentar tener claro cuál será el tema principal que tratarás en él. Lo importante es que recuerdes que, generalmente, la extensión de la introducción es breve en comparación con el texto completo.
  2. En segundo lugar, identifica el problema o hipótesis ¿qué tema deseas tratar en tu texto? Este problema o hipótesis puede ir escrita tanto como una afirmación o como en forma de interrogante. Intenta no responderla inmediatamente a pesar de que ya conozcas la respuesta. Lo que sí puedes hacer es proyectar algún resultado para aquella problemática que buscas resolver o responder en el texto.
  3. En tercer lugar, en base al problema que deseas tratar en el texto, ¿qué conceptos quieres que el lector de tu texto comprenda? Identifica tecnicismos y otras palabras que podrían ser desconocidas para algún lector no especializado en el tema que tratarás. Después de identificarlos, procede a definirlos brevemente, siendo lo más claro posible, y explica por qué es necesario entender primero estos conceptos para luego proceder con la lectura.
  4. Finalmente, debes identificar las partes que conformarán tu texto. Menciónalas generalmente para que de esta forma el lector comprenda de inmediato cuáles serán los puntos que abordarás y cuáles no.