Figuras retóricas: Hipérbole

La hipérbole como figura retórica consiste en una exageración que permite generar imágenes específicas dentro de la literatura y la lírica.


Hipérbole: Exageración del lenguaje.

Como un recurso del lenguaje poético, la hipérbole es parte de las figuras retóricas o literarias; Una de las técnicas linguísticas que permite desarrollar símbolos, belleza y una mejor expresión y construcción de imágenes al ser utilizada en todas las tipologías textuales, y con frecuencia también en textos literarios pertenecientes al género lírico.

La figura retórica hipérbole se define como una exageración intencionada de un objeto (de cualquier tipo, pero que sin embargo pierde su dimensión real al ser hiperbolizado), amplificando, aumentando, o disminuyendo y minimizando su intensidad o rasgos, de manera de generar una representación alterada, desproporcionada o excesiva del objeto, ya sea para crear una imagen inolvidable, hacer un énfasis en lo que se está exagerando, o dotar de mayor intensidad y drama al enunciado o poema.

Ejemplos:

Mi amigo era tan alto que su cabeza chocaba con las nubes y sus pies con el diablo. 

Sonreías de oreja a oreja

Me estoy muriendo de frío

Tengo tanta hambre que hasta me comería un elefante

 

Un ejemplo clásico de esta figura literaria en la literatura es el famoso soneto de Francisco de Quevedo:

Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una alquitara medio viva,
érase un peje espada mal barbado;

Era un reloj de sol mal encarado.
érase un elefante boca arriba,
érase una nariz sayón y escriba,
un Ovidio Nasón mal narigado.

Érase el espolón de una galera,
érase una pirámide de Egito,
los doce tribus de narices era;

Érase un naricísimo infinito,

frisón archinariz, caratulera,
sabañón garrafal, morado y frito.