Figuras retóricas: La metáfora.

Aunque la metáfora es uno de los recursos linguísticos más utilizados en el lenguaje cotidiano, tiene una alta presencia e importancia en lírica y literatura.


Metáfora: Interacción entre dos ámbitos

A grandes rasgos, la metáfora puede ser abordada desde dos amplios enfoques: Como una herramienta del lenguaje y pensamiento cotidiano, o bien desde una perspectiva literaria. Como un recurso del lenguaje poético, la metáfora es parte de las figuras retóricas o literarias; Una de las técnicas del lenguaje figurado que permite desarrollar símbolos, belleza y una mejor expresión y construcción de imágenes.

La metáfora en sí, consiste en el desarrollo de un concepto o idea a través del uso de términos pertenecientes a otro concepto, de manera de que dos categorías o ámbitos distintos se mezclen e interactúen generando una nueva idea a través de la comparación de los rasgos de los dos conceptos. En otras palabras, lo que ocurre en la metáfora es una relación de semejanza entre dos categorías conceptuales distintas y la translación de términos de una categoría para reflejar ideas de la otra. Esto se clarifica mucho más a través de ejemplos:

Somos el árbol más exótico
Semillas distintas, flores distintas
Fuimos plantados yo en primavera, tú en Abril
Pero nos hicimos enredadera por todo el jardín
Florecimos en forma de girasoles, de cara a nosotros mismos
Nos protegimos de la lluvia y de los insectos
Tú te marchitaste y nos deshojamos
Pero como el árbol más viejo luego nos enraizamos
Y nos salieron ramas y en las ramas hojas
Y luego llegaron los pájaros y las mariposas
Ahora estamos en medio de un bosque
Ni el invierno más crudo nos parece una amenaza
Porque somos la maleza que con nada se pasa

metad

En el ejemplo anterior, se utilizan elementos y términos de la categoría de jardín para referir a conceptos de una categoría totalmente distinta que en este caso es una relación amorosa. Es justamente eso en lo que consiste la metáfora: decir una cosa en términos de otra, lo que permite generar un simbolismo más fino y estético tanto en la poesía como en el resto de los géneros literarios. Algunos ejemplos clásicos, reiterados en varias canciones y poemas son:

Cabello rubio = Oro: La doncella de los cabellos de oro

Dientes = Perlas: Las perlas de tu boca

Ojos = Diamantes, luceros: Dos luceros en tu cara. Esos que abres cada mañana

Sonido, música = Llanto: El llanto de la guitarra

Nubes = Algodón: El suave algodón del cielo se tornó gris.