Figuras retóricas: Onomatopeya

La onomatopeya es el recurso del lenguaje que imita los sonidos no discursivos de objetos, animales y elementos de la naturaleza.


La onomatopeya:

La onomatopeya es parte de las llamadas figuras retóricas o literarias, por lo que es una de las técnicas del lenguaje poético que permite generar una mejor representación de imágenes, símbolos y sentimientos y que le entrega también, un carácter armonioso y estético a la composición poética. Dentro de este espectro, la onomatopeya consiste en el uso de palabras para imitar o referir a sonidos que no son palabras, traduciendo a un lenguaje físico y discursivo elementos acústicos cotidianos que escapan del mismo; sonidos de objetos, animales, acciones, voces humanas y de la naturaleza, etc. Gracias a este recurso del lenguaje, existen una serie de convenciones lingüísticas que se van repitiendo y reforzando a través de la literatura y todo tipo de formas textuales, de manera de que hoy en día es posible encontrar varios  patrones discursivos (diferentes para cada lengua) para los distintos tipos de sonido. Es entonces universal en el idioma español, por ejemplo, que tic tac sean las palabras que imitan el sonido del reloj o que cuac sea la representación discursiva del sonido del pato.

Ejemplos:

Cú cú, cú cú,
cú cú, cú cú.

Cú cú cantaba la rana.
Cú cú debajo del agua.

Cú cú paso un caballero.
Cú cú con capa y sombrero.

Cú cú paso una senora.
Cú cú con traje de cola.

Cú cú paso un marinero.
Cú cú vendiendo romero.

Cú cú le pidio un ramito.
Cú cú no le quiso dar.
Cú cú y se echo a llorar.