Formas de Argumentación

Print Friendly

Para argumentar se pueden recurrir a dos formas: una que responde a un modo secuencial, que es cuando se sigue una y aprueba una idea; la otra manera es de tipo dialéctico, que es cuando la idea posee una estructura doble, es decir, que posee una propuesta y también conlleva una idea opositora, llamándose contraargumentación.

Argumentación Secuencial

Estamos frente a una sola idea, que corresponde a una sola tesis, que contiene múltiples ideas de apoyo, dentro de una estructura específica de la argumentación.

Argumentación Dialéctica

Es un proceso más elaborado, desde la perspectiva de la complejidad, pues el autor – quien habla o escribe – no sólo abarca una sola idea, sino que agrega una idea contraria: tesis y contratesis – argumentos y contraargumentos; esto para asumir una postura mucho más crítica, analizando más profundamente el tema y llegando a conclusiones.

Para poder formular una tesis, a la que hay que defender o dar argumentos sólidos, es necesario tener una idea clara de qué es lo que se quiere hablar, estudiar o analizar, para poder hacerlo con un lenguaje claro y preciso, de tipo afirmativo, que expresen ideas coherentes en cuanto a semántica y sintaxis, evitando las intervenciones personales o juicios de valor. Asimismo, los argumentos que utilicemos deben ser reales, de ejemplos verídicos o de estadísticas o datos que sean ciertos; nuestra fundamentación debe responder a lo concreto y a una razón, así como no deben iterarse los distintos argumentos o fundamentos a lo largo del discurso.

Tipos de Argumentos

Asimismo, existen diferentes maneras de argumentar y esto responde a un modo de razonamiento, el que permite discutir o apoyar una tesis determinada, con la finalidad de persuadir al otro y estos fundamentos obedecen a una forma específica de argumentar. Hay dos modalidades de razonamiento, que son la argumentación de orden lógico-racional y la argumentación emotiva-afectiva.

Argumentación Lógico-Racional

Razonamientos por Analogías

Es cuando hay una semejanza entre dos ideas o conceptos o entre personas y objetos. Es una especie de relativización, pues ambos conceptos son totalmente válidos, tanto para  uno como para el otro y sustentan la tesis.

“La postura frente a la distribución de la píldora del día después tiene dos caras: los que están a favor y los que se hallan en contra, siendo ambas posiciones válidas por tratarse de un tema de salud pública.”

Razonamientos por Signos

Es cuando se utilizan indicios, señales o signos para verificar o indicar la existencia de un fenómeno; son descripciones que caracterizan a un “algo” que está sucediendo o por acontecer.

“Yo creo que él está empezando una gripe, porque está decaído, con un poco de fiebre, le duelen los huesos y tiene algo de frío.”

Razonamiento por Generalización

Se toman dos o varias situaciones parecidas y se estructura una tesis general y común, que permita reconocer otras situaciones de las mismas características.

“Las personas que practican la ideología vegana no consumen carne ni ningún derivado animal, por esta razón deben semestralmente inyectarse un suplemento vitamínico, cuyo fin es suplir la carencia de proteínas. Mis compañeros son veganos, deben inyectarse este mes.”

Razonamiento por Causa

Es cuando hay una relación causal entre dos situaciones o hechos, los que ayudan a la formulación de la tesis.

“Él nunca se preocupó de las notas que tenía en la enseñanza media, farreándose la oportunidad de obtener un NEM alto para postular a la universidad. Por esta razón es muy importante que los adolescentes tomen conciencia de que un buen rendimiento en la secundaria es un llave de acceso a la educación superior.”

Razonamiento por Autoridad

En este tipo de argumentación se utilizan opiniones de expertos o peritos en el tema tratado, de forma que su experiencia avale la tesis y sirva para fundamentar las ideas que apoyarán el discurso.

“Este estudio está respaldado por el INE, que es el Instituto Nacional de Estadísticas.”

Argumentación Emotiva-Afectiva

Argumentos de Índole Afectiva

Es cuando el exponente dirige sus palabras al auditorio y sus fundamentos están llenos de sentimientos (en casos de sentimentalismo), interrogantes o dudas. Esta expresividad obedece a una intención, que es el convencer a los demás, conmoverles y lograr que cambien de opinión o que hagan propia la idea de quien da el discurso. Esta forma de argumentar puede causar lo anterior, así como también provocar rechazo.

Ejemplo: Cuando hay una colecta nacional de alguna institución, se empieza a difundir por los diferentes medios de comunicación anuncio de ésta. Se muestran spots y pasan avisos radiales, con el fin de sensibilizar a la comunidad y lograr una mayor recaudación el día de la colecta, pues el público ya está en conocimiento de qué se trata.

Argumentos Concretos

Es la utilización de ejemplos conocidos por el auditorio o los lectores, que buscan apoyar las ideas que componen la tesis. Este uso de argumentos familiares al público es para acercarse a ellos y captar su atención y posible aceptación ideológica.

Ejemplo: Cuando en una reunión de apoderados el profesor alude a que “a nadie se nos ha enseñado a ser padres”. Esta aseveración propende a hallar en sus apoderados una recepción positiva y que entiendan la importancia de asistir a la Escuela para Padres del Colegio, donde se abordarán temas cruciales para la crianza de los hijos.

Argumentos de Confianza

Este tipo de argumentos los utiliza el emisor en los discursos políticos, pero eso no implica que no se encuentren en aquellos de índole cotidiana.

Ejemplo: Las arengas o discursos del 1° de mayo, por parte del presidente de los trabajadores, donde es frecuente oír (así como en los políticos en general): “Compañeros yo comprendo su malestar por el sueldo mínimo”.

Argumento de Fama

Es cuando un personaje reconocido por la sociedad emite un discurso; su posición valorada, querida y/o respetada harán que los receptores pongan mayor atención o adhieran a su planteamiento.

Ejemplo: El discurso presidencial del 21 de mayo de cada año.

Argumento de Eslogan

Es cuando se utilizan como recursos argumentativos las frases conocidas por el público, oraciones famosas y presentes en el memoria colectiva, con el objeto de causar cercanía en el auditorio y hacer que éste acepte la idea planteada.

Ejemplo: “Deja que los perros ladren Sancho; es señal que vamos avanzando.”

Argumento de Masas

Es una especie de fetichismo, donde se busca convencer argumentando a que la mayoría lo cree, lo usa o prefiere y, si es así, es porque es lo mejor y correcto.

Ejemplo: “¡Pero si todos lo hacen!”; “La bebida oficial de la Selección Chilena.”

Argumentos que aluden a la Tradición

Los argumentos se fundamentan en ideas, proverbios o refranes muy conocidos por los destinatarios, palabras que poseen un peso social y que son aceptadas como verdad absoluta.

Ejemplo: “Dime con quién andas y te diré quién eres.”

Argumentos de Conocimiento General

Estos razonamientos apuntan a ideas o frases que todos hemos oído alguna vez y que poseen peso, pues hemos experimentado y reconocido la veracidad de dichas palabras.

Ejemplo: “Dos ideas hacen una gran idea”; “La unión hace la fuerza.”  

Argumentos de Prejuicios

Aluden a ideas preconcebidas o juicios que se emiten sobre ciertas personas, hechos u objetos, con la idea de convencer.

Ejemplo: “El que no se informa no tiene opinión”; “Todos los que se visten como raperos son delincuentes.”