Intertextualidad e Intratextualidad

La intertextualidad es una técnica muy usada en literatura. A continuación, descubre en que consiste.


Intertextualidad: Diálogo entre textos.

En la literatura, la intertextualidad consiste en la relación de dos textos, a través de la presencia o incorporación de elementos pertenecientes a un texto distinto del que se está leyendo. En otras palabras, ya sea en narrativa, género lírico o dramático, una obra intertextual es aquella que utiliza imágenes, expresiones, temas, rasgos, citas, personajes, recreaciones, referencias, ironías o alusiones de cualquier tipo de cualquier otro texto. Se habla de intertextualidad cuando dos o más textos comparten elementos en común y se relacionan entre sí estableciendo un diálogo que puede superar las barreras de tiempo y espacio,  que genera un lenguaje cómplice dentro del mundo literario y en el que un texto, a partir de otro, es capaz de transformarlo y de crear algo nuevo. La intertextualidad no sólo se da en la literatura, sino que es una técnica que puede desarrollarse también en otras tipologías textuales y áreas como la ciencia, el arte, la filosofía, etc. A continuación algunos ejemplos:

La caperuza roja:

La caperuza salió tarde con una minifalda roja y una cartera del mismo color. Esta vez tampoco le hizo caso a su madre y se fue por el bosque a encontrarse con el lobo. El lobo se la comió y ella se comió al lobo, y jamás llegaron a la casa de la abuelita. 

¿Qué es poesía?

¿Qué es poesía? –dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía… eres tú.

(Gustavo Adolfo Bécquer)

Intratextualidad:

En cuanto al concepto de intratextualidad, es la relación entre textos escritos por el mismo autor. Un autor crea textos con elementos o carácteres pertenecientes a otras obras propias, haciendo una especie de autoreferencia, o reutilizando tal vez temas, personajes, motivos, ideas, etc. Las obras del escritor Gabriel García Márquez son un gran ejemplo de esta técnica, ya que en sus novelas el autor vuelve a mencionar lugares y sucesos que ya han sido desarrollados en otras obras. (Alusión a elementos de Cien años de soledad en El coronel no tiene quien  le escriba, La hojarasca, etc.)