La invención de América: escritos españoles sobre el nuevo mundo

Escritos sobre lo que los españoles sintieron y pensaron al llegar a un continente desconocido para ellos. 


Cuando los españoles llegaron a tierras que ellos consideraban nuevas, se encontraron con un mundo que ellos no estaban preparados para comprender. La naturaleza, los y las habitantes de esta parte del mundo y su cultura fueron para los españoles considerados como obra del demonio, una sociedad salvaje e inferior e incluso algunos llegaron a decir que los indígenas americanos y su naturaleza no tenían alma. Te invitamos a comprender cómo los españoles se enfrentaron a la novedad de América y cómo ellos inventaron una imagen de América como un continente exótico y bárbaro.

La invención de América

La idea de “invención de América” fue acuñada (acuñar= crear un término, una idea o una palabra) por el historiador mexicano Edmundo O´Gorman y con ella quería presentar una crítica a la historiografía europea y sus pensadores quienes impusieron al continente americano su cultura civilizada. Esto significó que los primeros españoles que llegaron a esta parte del mundo lo observaron y conocieron desde una mentalidad eurocéntrica, razón por la cual, se consideró a los indígenas latinoamericanos como seres inferiores y que gracias a los españoles que recién llegaban podían acceder a la salvación. Esta situación ha sido fuertemente criticada, pues algunos intelectuales piensan que más que una cultura mejor que la otra, lo que sucedió en América fue un choque de culturas, en el que los españoles al contar con mejor armamento que los indígenas, se les hizo más fácil imponer de manera violenta su cultura por sobre la autóctona. Esto quiere decir, que la superioridad española no fue cultural, sino militar, y que el argumento de la inferioridad de los indígenas sirvió para justificar la masacre de los indígenas y la desaparición de gran parte de su legado cultural.

¿Qué vieron los españoles cuando llegaron a América?

Como sabemos la cultura española contaba con un sistema de escritura que en este mismo artículo estamos usando: el español. La escritura es una herramienta que no sólo permite el registro, sino también la conservación cultural y su difusión. En este sentido, todos las embarcaciones que llegaron a América desde 1492 (año de la primera expedición de Colón) contaban entre sus tripulantes con al menos una persona que sabía leer y escribir, a quien se le asignaba la labor de amanuense (el que escribe) para la escritura de documentos legales que iban a legitimar la soberanía del Rey de España en esas tierras. Fue así como muchos de estos escribas, algunos de ellos incluso eran personas de alta jerarquía dentro de las expediciones (como es el caso de Colón o Hernán Cortés), se dedicaron también a registrar su propia experiencia de lo que estaban observando (figura 1).

Hagamos un ejercicio de imaginación: piensa qué pasaría si un extraterrestre de un planeta muy civilizado, con tecnología diferente a la nuestra, con otras creencias religiosas y otro lenguaje, llegara a nuestra tierra y viera cómo vivimos. Lo más probable es que pensaría que nosotros vivimos de una manera extraña, lo mismo pensaríamos nosotros sobre ellos. Además, este encuentro significaría un cambio radical sobre lo que pensamos de nuestro universo, es decir, cambiarían nuestras ideas sobre el mundo en el que vivimos. Algo similar ocurrió durante la conquista española, puesto que tanto los indígenas como los colonos se encontraron con culturas completamente diferentes y, asimismo, su mapa del mundo cambió radicalmente. Para los españoles luego del mar había un gran abismo o precipicio donde se acababa la tierra y se caía al infierno. De este modo, sería más preciso decir que los españoles no descubrieron América, sino que descubrieron que lo que ellos pensaban del mundo estaba errado.

mapamediaval_FIGURA2

Algunas ideas sobre América

Como los españoles no sabían muy bien cómo explicarse todas las cosas nuevas que sus ojos veían en el contexto del fracaso de sus conocimientos, asignaron a este nuevo mundo algunas clasificaciones que hoy sabemos tiene más que ver con su incapacidad de explicar algo que les era desconocido. Por ejemplo, decidieron que muchos de los animales que vivían en nuestro continente era parientes de demonios, además se crearon múltiples fábulas que hasta el día de hoy  no se han podido probar (como la existencia de un país llamado El Dorado, donde se encontraría la fuente de la eterna juventud).

Te invitamos a descubrir este apasionante encuentro que ocurrió hace más de 500 años.