La jerga de los jóvenes

Rasgos propios de la jerga juvenil y su importancia en las formas de sociabilización en Chile.


Cada nueva generación gracias a la novedad de la juventud trae consigo nuevas formas de expresión, las cuales manifiestan dos dimensiones fundamentales de la lengua: su constante evolución histórica y su importancia en el desarrollo cultural de las sociedades. Estas formas de hablar particulares a un grupo (puede ser una generación, un grupo de profesionales, etc) se conoce como jerga. Te invitamos a conocer cómo ambos fenómenos se desarrollan en la jerga juvenil y así identificar como tu generación ha creado originales formas lingüísticas.

La jerga juvenil como evolución histórica de la lengua

Hemos visto en otros artículos que la lengua no para de cambiar constante y lo que hoy parece no ser aceptado puede que en un tiempo más sea considerado parte de la lengua oficial e integrado al diccionario. Este tipo de transformación de la lengua se conoce como variación diafásica, esto es, los cambios que las nuevas generaciones de hablantes incluyen en el sistema. En términos lingüísticos lo que se produce es un cambio en la lengua estándar la cual consiste en el uso oficial del español el cual se observa generalmente en el lenguaje hablado por los medios de comunicación, autoridades políticas, intelectuales, junto con ser la lengua que se enseña en todas las escuelas del país. La idea de la lengua estándar es generar un sistema común a todos los miembros de una misma comunidad de hablante, en este caso, la comunidad del español de Chile. Sin embargo, por mucho que se imparta la lengua estandarizada existe una espontánea intención de crear nuevas palabras, puesto que las sociedades y los grupos humanos se comportan de manera dinámica e histórica, lo que implica que cada nueva generación encuentra nuevas formas para comunicarse. En otras palabras, la evolución histórica de la lengua es algo inevitable, incluso aunque haya un interés político por mantenerla. No debemos olvidar, no obstante, que estas variaciones no logran cambiar completamente la lengua ello no sería posible, puesto que las generaciones más jóvenes siguen comunicándose con las generaciones mayores. Por ejemplo, en Chile solía usarse la palabra “malón” para designar a lo que hoy se le conoce como “carrete”, pero no se trata de un simple cambio de nombre para llamar a la misma cosa, pues el “malón” si bien era una fiesta tenía una condición fundamental que era que cada invitado debía aportar con algo, por el contrario “carrete” no significa necesariamente que cada asistente deba cumplir con dicho aporte. Así las cosas, no sólo cambia la palabra, sino también la manera como se concibe o se entiende lo que nombramos con las palabras. Esto demuestra que los cambios son también culturales y sociales.

La jerga juvenil como expresión cultural y social

Otra de las dimensiones fundamentales del tipo de cambio representado por las jergas juveniles tiene relación con el aporte de significados culturales y sociales que estas nuevas formas aportan. Como veíamos más arriba con las palabras nuevas no sólo cambian los nombres que les damos a las cosas, sino también insinúan formas diferentes de relacionarnos socialmente. Por ejemplo, actualmente los jóvenes chilenos utilizan el término “poncear” a la práctica propia de las fiestas adolescentes en las que alguien puede besarse con distintas personas, en este caso vemos como a una práctica social se le nombra de una manera particular adquiriendo así existencia una manera de relacionarse entre los jóvenes propia de nuestra época. Además, en el caso particular de “poncear” se trata de una expresión que surge a partir de la presencia cada vez mayor de tribus urbanas, por lo que esta palabra porta además toda una nueva concepción de las relaciones en la juventud que ahora se reune de acuerdo a gustos estéticos de su ropa, peinado, maquillaje, maneras de relacionarse entre ellos y un lenguaje.

Te invitamos a analizar tu propio lenguaje, las palabras nuevas que utilizas con tus amigos y las relaciones sociales se desprenden de ellas.