Las cartas de Hernán Cortés

Las cartas de relación que Hernán Cortés escribió para el emperador Carlos V durante su expedición a lo que hoy conocemos como México.


Te invitamos a saber más sobre los relatos que Hernán Cortés hizo para Carlos V a través de su correspondencia: cómo se maravilló de las riquezas de esta región y cómo intentó hacerse con el poder sobre ella. Las cartas son un registro que le permitían a Cortés legitimarse frente al emperador como un gobernante noble y merecedor del título sobre las tierras aztecas.

La expedición de Cortés

El 10 de febrero de 1519 Cortés y su tripulación zarpa desde Cuba hacia territorio azteca en nueve embarcaciones, las cuales fueron financiadas por el propio Cortés y Diego Velázquez, gobernador de una de las islas del caribe llamada “Isla Fernandina”. Las intenciones de Velázquez, y como muchos otros colonos, era poder adquirir nuevas tierras bajo su dominio, por esta razón, se asocia con Cortés con el propósito de que este conquiste territorios aztecas que luego Velázquez gobernaría, ya que tenía más alto rango social que Cortés y por ello merecía el título de gobernador. Sin embargo, Cortés no tenía intenciones de cederle todo el poder a Velázquez que ni siquiera se movía de su casa. De este modo, el expedicionario español optó por dar un golpe de gracia y quedarse él como gobernador, para ello se aprovechó de algunos resquicios de los documentos oficiales sobre las formas de apropiarse de un título de tierra y, además, buscó la simpatía del emperador español Carlos V (en 1520 fue nombrado emperador, unificando los reinos de Castilla y Aragón por primera vez, gobernando también sobre las tierras conquistadas para el imperio hispano) a través de las cartas que le dirigió en las que al describir las maravillas del nuevo mundo, argumentó las razones por las que él merecía ser el gobernador de los territorios aztecas.

El contenido de las cartas

Hernán Cortés describe esta región que hoy conocemos como México, como una isla, su confusión fue rectificada con el tiempo, cuando comenzó a descubrir que ese ancho y extenso territorio no era otro cosa que tierra continental. De este lugar Cortés se sorprende especialmente de sus habitantes, el pueblo azteca, de quienes resalta la realización de sacrificios humanos. Además, habla de la exuberante y fértil tierra, su flora y su fauna, asegurando con ello al emperador que grandes riquezas podían explotarse en esa tierra con la condición que quien la gobernara supiera tratar con los habitantes nativos. Este se convertirá en el argumento central que Cortés utilizará para pedirle en las cartas al emperador que le ceda a él el título de adelantado (que consistía en otorgar poder sobre tierras que ningún otro español había visitado previamente, por eso el nombre que significa “el que va más adelante”). Con esto Cortés se resguardaba de que su socio Velázquez se apoderara de las tierras aztecas y el emperador se lo concede.

Cortés y los aztecas

Parte importante del contenido de las cartas hace referencia a la difícil relación entre Cortés y los indígenas mexicanos. Algunos de ellos se manifestaron amables como es el caso de los totonacas. Sin embargo, otros pueblos fueron hostiles a la llegada de los españoles y lucharon. A pesar del carácter belicoso o militar de pueblo azteca no logró resistir a las primeras armas de fuego que usaban los españoles, dos hechos son relevantes en la caída del imperio azteca relatada por Cortés: el arresto de Moctezuma (emperador azteca) y la masacre de Mochula (los españoles atacan de imprevisto a los aztecas y arrasan el pueblo de Mochula). Para lograr neutralizar al guerrero pueblo azteca Cortés contaba con cómplices aztecas, como es el caso de Malinche, una mujer indígena que le sirvió de traductora a Cortés y fue su amante.

Anímate a leer estos hechos relatados por el propio Cortés en sus cartas.