Las cartas de Pedro de Valdivia

Correspondencia enviada por Pedro de Valdivia a él emperador Carlos V sobre la expedición a Chile. 


Pedro de Valdivia decidió venir a Chile a pesar de que nadie deseaba hacerlo. Convencido de que las tierras del sur guardaban secretas riquezas que todos los demás exploradores habían rechazado quedándose en Perú o partiendo a Argentina (virreinato de La Plata), Pedro de Valdivia escribe estas cartas esperando que el emperador se convenza de lo provechoso que puede ser para la corona española colonizar estos territorios y establecer ahí un virreinato. Sin embargo, las cosas no serán fáciles para el fundador de Santiago de Chile. Conoce con nosotros esta apasionante historia contada a través de las cartas de Valdivia.

Porque Chile no era apetecido

En la época en que se desarrolla la colonización española en América, periodo conocido como colonia, los expedicionarios hispanos buscaban algo muy preciso: oro. El virreinato del Perú donde se ubicaba el imperio Inca poseía oro en abundancia y,por esta razón, la mayoría de los colonos se quedaban ahí, pues era una forma fácil de enriquecerse. Sin embargo, hubo quienes deseando tener oro y poder, decidieron ir un poco más allá de las fronteras del virreinato del Perú. El primer intento de aventurarse por las tierras del actual Chile fue Diego de Almagro, pero su empresa de conquista fue un total fracaso: no había oro en Chile, sólo riquezas naturales y además presentaba grandes obstáculos naturales para llegar a estas tierras: la cordillera de Los Andes fría y de gran altura, junto con el enorme y árido desierto chileno. Estos obstáculos hicieron que las empresas de conquista sufrieran importantes pérdidas, pues cuando lograban llegar con muchos de sus integrantes muertos, debían entonces enfrentarse con los guerreros mapuches, quienes no estaban dispuestos a que unos extraños llegaran a establecerse en sus tierras.

Por qué Valdivia eligió a Chile

En este contexto es difícil imaginar las razones que convencieron a Valdivia de aventurarse en una tierra que, por los relatos de los sobrevivientes que habían viajado previamente a Chile, se mostraba tan hostil y con tan pocas ventajas. Pero Valdivia estaba convencido de sus riquezas y deseaba profundamente que se considerara este territorio como digno para ser colonizado en nombre de la corona y así convertirlo en un virreinato y de paso Valdivia se convertiría en virrey. Éste es el principal propósito político que tienen las cartas que Valdivia dirige al emperador Carlos V, pues necesitaba que el soberano dictara la orden de nombrar a dicho territorio como unidad administrativa delegada directamente por el Rey.

Para este propósito Valdivia describe las tierras chilenas como valles fértiles una vez que se logra cruzar el desierto. Además, considera que las largas extensiones de mar representan una fuente de riquezas marinas insospechadas. Asimismo, cuando describe a los mapuches señala que si bien se manifiestan hostiles, son habitantes amables y acogedores. De este modo, Valdivia pretende limpiar el nombre de Chile y así conseguir de paso idealizar esta tierra para convencer al Rey. Consigue con esto que Chile sea nombrado Capitanía General y él estaría a cargo de gobernarla. La diferencia entre la capitanía y el virreinato es que este último posee independencia para tomar decisiones y sólo al Rey debe rendir cuentas; la capitanía por su parte depende del virreinato en todas sus decisiones, aunque posee autonomía para tomar decisiones de carácter local y cotidiano.

La defensa de los mapuches

Prontamente tuvo Valdivia que cambiar de opinión sobre los habitantes nativos, puesto que si bien al principio los consideró como posibles aliados, luego los mapuches al ver la intervención que hacían los españoles en sus tierras (cambiaron el flujo del río Mapocho, eliminando uno de sus brazos) decidieron no permitir la explotación de sus tierras. Relata Valdivia como los aguerridos mapuches asediaron la ciudad de Santiago, llegando incluso a quemarla con el fin de evitar que los españoles destruyeran las fuentes naturales.