Literatura Hispanoamericana Período Independentista

A continuación aprenderás las principales características de la literatura hispanoamericana independentista.


Contexto histórico.

En términos históricos el hecho más importante de este período es la lucha de los países latinoamericanos por su independencia. Si bien la corriente emancipadora fue disímil en las diferentes naciones, podemos decir que existía una tendencia en esta dirección. A pesar de que una serie de antecedentes favorecían esta acción, el suceso determinante fue la retención de Fernando VII y Carlos IV, lo que desembocó en una petición a las colonias de crear juntas de gobierno provisorias para su autogobierno hasta el retorno del rey. Estas reuniones fueron el caldo de cultivo para los procesos independentistas. Otros factores que influyeron fueron:

  1. Diversos levantamientos en Latinoamérica que si bien no se unieron a la causa independentista, forjaron la posibilidad de disputar el espacio territorial. Probablemente la más conocida es la rebelión de Túpac Amaru en Perú.
  2. Introducción de las ideas liberales aportadas por la Ilustración y que se oponían al absolutismo de la monarquía.
  3. Participación de dirigentes americanos en revoluciones y rebeliones en el exterior. Esto permitió generar el contacto entre ellos.
  4. La guerra de independencia de los Estados Unidos contra Inglaterra.
  5. La Revolución francesa.

Contexto cultural.

En lo relativo al ámbito cultural, existió un rescate de las costumbres propias de cada nación y una identificación de todos los países con el continente americano. Por este motivo, fue común que los héroes de cada país participaran en las independencias de otras naciones. Esta situación desembocó en la figura del “gran sueño bolivariano” de constituir a América como un sólo país.

Por otra parte, los ideales de la Revolución Francesa y de la Ilustración calaron hondo en la sociedad, forjando así un pueblo lleno de principios emancipadores y deseoso de desarrollar una identidad.

Contexto literario.

En esta época los escritores asumen un rol y promueven la libertad. Esto se relaciona con la duplicidad de labores que realizaban, por un lado la gubernamental, y por otro, la literaria.

Tal como quedó manifiesto en el contexto cultural, las temáticas propias o nativas de cada nación fueron fundamentales y la literatura no escapó de esta tendencia. Por este motivo, fueron centrales las costumbres de cada país, el rescate de las tradiciones y el folclor. A esto se suma un fuerte interés por los problemas sociales y morales de la población.

Las obras más paradigmáticas del período son:

  • El Periquillo Sarmiento  de José Joaquín Fernández.
  • Silva Americana de Andrés Bello.