“El Periquillo Sarniento” de José Joaquín Fernández.

Te invitamos a conocer en detalle esta importante obra perteneciente a la época del romanticismo americano.


“El periquillo Sarniento” o “Sarmiento” es una novela con tintes románticos, publicada en el año 1816 por José Joaquín Fernández, un importante escritor mexicano. Esta novela vio la luz en plena guerra independentista mexicana, por lo que constituye un pilar fundamental para la literatura azteca de dicha época.

Historia

Lo primero que nos llama la atención es el juego de palabras que genera el apellido del personaje principal. Esto se debe a que este personaje realmente se llama Pedro Sarmiento, pero Pedro tuvo sarna en su infancia, por lo que su sobrenombre se ajusta a esa enfermedad. Y periquillo tiene que ver con un diminutivo de Pedro. En primera instancia, nos encontramos con la historia de Pedro durante su infancia y las desventuras que tuvo que pasar al cambiar constantemente de profesores, por lo que su enseñanza no es de las mejores. En este sentido, esta historia se centra en los problemas que Pedro tiene con su vida al momento de quedar solo en el mundo, ya que sus padres fallecen. Es más, gran parte de lo que le sucede tiene que ver con la sobrevivencia de su existencia, ya que no posee oficio alguno y nunca pudo rendir en la universidad. Es acá en donde se encuentra con Martín Pelayo, un personaje que lo inserta en el mundo de las mentiras y los engaños. En definitiva, todo el texto se basa  en la manera en la cual el Periquillo Sarniento sobrevive después de la muerte de sus padres. Todo esto lo lleva a pasar por casas de apuestas, las cuales por culpa del juego y del vicio que en las que en ellas vivía, lo lleva a la cárcel en varias ocasiones. También podemos encontrarlo siendo sirviente varias veces, sufre grandes golpizas por robos, trabaja en una botica como encargado de las bodegas. Es más, a tal extremo llega su ingenio para sobrevivir que trabaja en un consultorio, haciéndose pasar por doctor. También está presente el amor fugaz, ya que conoce a varias chicas en sus aventuras. Pide limosnas como un falso ciego, incluso podemos contar un naufragio y una furtiva y violenta llegada a China.

Comparación con “El lazarillo de Tormes”

Es inevitable no comparar esta obra latinoamericana con “El lazarillo de Tormes”. Es más, se dice que “El periquillo Sarniento” es el lazarillo latinoamericano. Las comparaciones son bastantes obvias. La primera y la más importantes es que ambos deben ocupar el ingenio para poder sobrevivir en un mundo adverso y que les juega siempre en contra. La astucia y el ingenio son la combinación perfecta para ambos personajes. La segunda característica es que ambos pasan en un principio por muchos “Maestros”, de los cuales aprenden algo que los ayudará a desarrollarse frente a las dificultades que les presenta la vida. Un último punto de comparación tiene que ver con las descripciones que aparecen en ambos textos. Los dos se basan en un desarrollo descriptivo que tiene que ver con lo folclórico y con la búsqueda de una representación de la realidad que les aquejaba en ambas épocas. Si bien al “El lazarillo de Tormes” no le podemos datar de manera exacta ni mucho menos buscarle un autor, podemos encontrarnos con un afán de representar lo que sucedía y dejar un testimonio de aquella época. Lo mismo sucede con el “Periquillo Sarniento”: refleja lo difícil que era vivir en el bajo mundo y como las personas debían ingeniárselas para poder sobrevivir de manera normal, pasando por diferentes peligros, incluso arriesgando la vida y la libertad, sobre todo teniendo en cuenta que este texto se basa en plena guerra independentista mexicana.