Los trabalenguas

Te invitamos a conocer en qué consiste un trabalenguas; así como también sus rasgos esenciales y ejemplos de ellos.


¿Qué es un trabalengua?

Los trabalenguas son juegos de palabras, muy breves, que además de ser entretenidos y de tener una sonoridad o ritmo especial al oído, tienen como misión, trabajar la dicción de las personas, tratando, de enredar a quien las dice, a fin de que se equivoquen. Los trabalenguas consisten en la repetición de un conjunto de oraciones, cuyo sonido es similar, a una gran velocidad y sin confundirse, al cambiar alguno de esos términos o pronunciándolos, de modo errado.

Los trabalenguas pertenecen a la cultura popular de cada país, es decir, cada pueblo, crea las propias, y las va transmitiendo de generación en generación, tal como sucede con los mitos y las leyendas. Pertenecen al género lírico y la función del lenguaje que predomina en ellas, es la apelativa, pues requieren de una respuesta de parte del receptor, que sería, en este caso, la repetición del trabalengua, que el emisor enuncia. Si bien, han sido compiladas y llevadas al lenguaje escrito, su principal rasgo, es que son parte del acervo cultural oral.

Además, son una fuente de educación infantil, pues, las palabras a adivinar, permiten a los niños trabajar la modulación, una buena dicción, la memoria y la rapidez.

Este tipo de texto, se escribe en forma de rimas y, utiliza la figura retórica denominada aliteración, que consiste en la repetición de un mismo sonido. Por ejemplo; la letra R.

A continuación, te presentamos una compilación de trabalenguas, para que puedas aprenderlos y jugar con tus amigos y familia.

Compilación de trabalenguas

1. Pablito clavó un clavito. ¿Cuántos clavitos, clavó Pablito?

2. Comí chirimoyas y me enchirimoyé, ahora para desenchirimoyarme, ¿Cómo lo haré?

3. Tres tristes tigres, trigo tragaban en un trigal.

4. Yo tengo una gallina pinta, piririnca, piriranca, rubia y titiblanca. Esta gallina tiene unos pollitos pintos, piririncos, pirirancos, rubios y titiblancos. Si esta gallina no fuera pinta, piririnca, piriranca, rubia y titiblanca; no tendría pollitos pintos, piririncos, pirirancos, rubios y titiblancos.

5. Quiero y no quiero querer, a quien no queriendo quiero. He querido sin querer, y estoy sin querer queriendo. Si por mucho que te quiero, quieres que te quiera más, te quiero más que me quieres, ¿Qué más quieres?, ¿Quieres más?

6. Yo compré pocas copas. Pocas copas yo compré. Como yo compré pocas copas, pocas copas yo pagué.

7. Buscaba el bosque francisco, un vasco, bizco, muy brusco. Y al verlo, le dijo un chusco: ¿Busca el bosque, vasco bizco?

8. Teresa trajo tizas hechas trizas.

9. Cuando cuentes cuentos, cuanta cuántos cuentos cuentas, porque si no cuentas, cuántos cuentos cuentas, nunca sabrás cuántos cuentos cuentas tú.

10. Poquito a poquito, Paquito empaca poquitas copitas en pocos paquetes.

11. Si la sierva que te sirve, no te sirve como sierva. ¿De qué sirve que te sirvas de una sierva que no sirve?

12. Ñoño Yañez come ñame en las mañanas con el niño.

13. ¿Por qué a la cama, cama y a la cómoda, cómoda? ¿Si es más cómoda una cama que una cómoda?

14. Pedro Pablo Pérez Pereira, pobre pintor portugués. Pinta preciosos paisajes por poca plata, para poder pasear por París.

15. Por la calle Carretas, pasaba un perrito; pasó una carreta, le pilló el rabito. ¡Pobre perrito! ¡Cómo lloraba por su rabito!

16. Tres trapecios, temprano, fueron puestos en la arena; para tres tempraneros, trapecistas.

17. Pancha plancha con ocho planchas, ¿Con cuántas planchas, plancha, Pancha?

18. Roberto robó relojes, irrumpiendo en el salón. Ireverente y resoluto, relojes, Roberto robó.

19. Pancho Panza, compra y plancha pantalones para Pancha. Y le dice Pancha: ¿Qué estás planchando Pancho Panza? Y pancho Panza responde: Pantalones, plancho, Pancha.

20. Dos guitarristas muy guitarreros, guitarreaban una guitarra muy guitarreada. Y muy guitarreados, guitarreaban, los guitarreros.