“Subterra” de Baldomero Lillo

Te invitamos a conocer los detalles más relevantes de ésta importante obra para la historia de la literatura chilena.


Subterra  es un compendio de cuentos escritos por Baldomero Lillo, un importante escritor chileno perteneciente al periodo del naturalismo americano. Este texto fue publicado en el año 1904 y causó bastante revuelo ya que plasmaba de manera real y eficiente la vida de los mineros del carbón en la pequeña localidad de Lota, situada en la octava región de Chile.  En estos escritos nos podemos encontrar con historias desgarradoras y desoladoras, en donde el hombre se enfrenta a una naturaleza que finalmente lo consume. También podemos apreciar la pobreza que vivían los mineros en ese entonces, así como también una crítica social enmarcada hacia los diferentes estamentos que regían esta actividad en la época del auge del carbón en Chile. En consecuencia, no encontramos con relatos que tienen descripciones bastantes reales y constituyen documentos históricos de gran valor.

Son ocho los cuentos que componen Subterra, de los cuales destacaremos tres:

La compuerta número 12

Este cuento nos relata la historia de Pablo, un niño de solo ocho años, miedoso e ingenuo, de cuerpo endeble, el cual es privado de sus juegos y de su vida de niño al ser condenado a sufrir trabajando en las puertas de ventilación de la mina. Como todo hijo de minero, este muchacho tenía que ayudar a su padre ganarse el pan para comer. Afortunadamente, desempeña bien su trabajo, pero siempre con temor y con la angustia de saber que tiene que dejar de ser niño. En este sentido, Pablo sentía mucha angustia y miedo por el trabajo, por lo que el papá lo amarra con una cuerda para que no escape, mientras él se interna en la mina para cumplir la cuota mínima que el capataz le pedía.

Los inválidos

Este texto nos habla de Diamante, un caballo pequeño que se encuentra en su último día de trabajo en la mina arrastrando vagones con carbón en las galerías. Debido a una cojera y a su edad, ya no podía seguir su labor y fue alzado  a la superficie para que pasara sus últimos días en los terrenos aledaños a la mina. Al verlo salir de la mina, el más viejo de los mineros, hizo un pequeño discurso en honor al caballo. Señaló que también algún día los mineros viejos como el serían expulsados de la mina por ser inútiles y no poder cumplir su trabajo. Diamante fue conducido a la llanura donde descansaría, pero le costó adaptarse a la luz del día, luego de pasar su vida en la mina. Pero fue atacado por un enjambre de  insectos y al tratar de huir, tropezó y cayó en una grieta y quedó tendido, condenado a una muerte por culpa de su trabajo en la minería.

El chiflón del diablo

Este cuento no relata la historia de  “El Cabeza de Cobre (llamado así por el color de pelo cobrizo), quien quedó sin trabajo en la mina. Los mineros en general sabían que era una táctica para obligarlos a trabajar en el Chiflón del Diablo y que aceptaran a pesar que sabían que era peligroso. El Chiflón del Diablo era una mina peligrosa por lo blando del terreno que ocasionaba frecuentes derrumbes.”Cabeza de Cobre” no le contó a su madre llamada María de los Ángeles que lo habían cambiado al Chiflón del Diablo ya que allí había muerto su marido y otros dos hijos. Durante un jornada de trabajo, se corrió la voz de que un  derrumbe en la mina había cobrado 3 muertos. Pero la madre del muchacho no se preocupó, segura de que su hijo trabajaba en otra aparte de la mina y no en la peligrosa y endeble galería. Sin embargo, al subir el carro con los cadáveres, se dio cuenta que uno de ellos era su hijo. Enloquecida, finalmente se suicida tirándose al pozo de la mina.