Los Dioses Griegos del Olimpo

Afrodita, Apolo, Ares, Artemis, Atenea, Dionisio, Hades, Hefesto, Hera, Hermes, Poseidón y Zeus.


Afrodita/Venus

Diosa del amor, la fecundidad en la naturaleza vegetal y animal. Su hijo es Eros, cupido, flechero de dos dardos: uno para los amores felices y otro para los desgraciados.

Apolo

El dios de la luz, hijo de Zeus y de Latona, nació en la isla de Delos. Se asentó en el santuario de Delfos, tras haber dado muerte a la serpiente Pitón. Estableció allí su oráculo como dios de la adivinación. También es dios de la música, de la medicina y de la poesía.

Ares/Marte

Simboliza la guerra. Hijo de Zeus y de su legítima esposa Hera. No es bien recibido ni honrado. Es muerte, dolor y destrucción.

Artemis/Diana

Hermana de Apolo, amante de los bosques y de la caza. Es la diosa de la virginidad y de los prados no pisados por los pastores.

Atenea/Minerva

La diosa Atenea es la inteligencia, y por eso se la hace nacer de la cabeza de Zeus. Es la diosa consejera y protectora de la ciudad y de las instituciones políticas. También es diosa de la guerra justa.

Dionisio/Baco

El dios de la vid y de la yedra, del delirio, del entusiasmo, del éxtasis, de la danza, de la tragedia y de las fiestas. Los romanos le llamaron Liber: liberador de penas y de prejuicios.

Hades/Plutón

Es el dios de la muerte. Nadie ha visto su cara y sobre él caben todo tipo de especulaciones.

Hefesto/Vulcano

Es el dios del fuego y constructor de las mansiones del Olimpo, es también el orfebre de las joyas de los dioses y de las armaduras de los héroes.

Hera/Juno

Es la legítima esposa de Zeus, reina del Olimpo. Protectora del matrimonio, es envidiosa y a veces celosa de su marido.

Hermes /Mercurio

Es el dios mensajero, el que anuncia las noticias, el protector de los caminos y guía del viajero. Protege el comercio y de lo pactado en tratos.

Poseidón/ Neptuno

Es el dios del mar. Es también el dios de las aguas continentales.

Zeus/Júpiter

Desde su olímpico trono, Zeus, padre de dioses y de hombres, es el soberano de las alturas, es quien administra la justicia. Sólo el destino puede contra él porque no tiene el poder de controlarlo.