Los Personajes

Históricamente la palabra personajes tiene variadas significaciones. Por ejemplo, deriva del latín persona, que tenía una implicancia de máscara; por otro lado, tiene raíces griegas: prosopon, que quiere decir rostro. En las obras teatrales antiguas, los actores utilizaban máscaras para desenvolverse en la trama, aludiendo a que el uso de máscaras marcaba al rol ficticio y que sin ella volvían a ser personas comunes y corrientes.


Los personajes, como seres de ficción, son el eje de una historia narrativa, pues en ellos recae el peso de la obra y las acciones a desarrollarse, sean estos personajes humanos, animales o entes de imaginación, así como también cosas, que adoptan características de hombres al momento de llevar a cabo la acción.

Elementos para conocer a los personajes

Contextos Referenciales de la acción: es el ambiente o mundo donde se desarrollan los acontecimientos y se llevan a cabo las acciones de los personajes, siendo el contexto referencial de gran relevancia para que el lector se adentre y conozca a los participantes, pues muchas de las descripciones de éstos serán directamente proporcionales al lugar donde vivan o se encuentren al momento de ejecutar las acciones; es así como es importante conocer su cultura y medio social.

Designación de los Personajes

Es la rotulación que reciben los personajes, sean estos un nombre o un apellido o ambos juntos, así como también la utilización de pronominalización para referirse a uno de ellos, con el fin de identificarlos dentro de la trama. Algunos personajes no recibirán un nombre sino hasta el desenlace de la historia y otros pueden simplemente no ser llamados de ninguna forma en toda la narración.

Caracterización Indirecta

Esta caracterización nace a partir de lo que se puede pensar y decir de un cierto personaje, de acuerdo a la interacción o relaciones que vaya teniendo con los demás participantes de la historia, el cómo con y frente a ellos, su comportamiento y el trato que manifiesta con los otros; de esta forma será posible conocer el cómo se sitúa el personaje dentro de las relaciones sociales en la trama narrada.

Descripciones de los Personajes

Esta es una de las formas más utilizadas y sencillas para conocer a un personaje, pues a través de las descripciones se va caracterizando a los actores y teniendo una idea mucho más acabada de su forma de ser.

Las descripciones pueden ser de orden:

  • Psicológico: son las que hace el narrador acerca de un personaje determinado o de todos los que participan en la obra, poniendo atención en los estados anímicos de quienes actúan y de esta forma entender sus motivaciones.
  • Moral o Etopéyicas: son las acciones que caben dentro del calificativo de “buenas o malas” al interior de la obra, pues se debe tener en cuenta que estamos hablando de literatura, donde existe una ficción y un mundo creado a partir de una visión mundo, por ello cada obra posee sus normas éticas y morales, muchas veces independiente del concepto que tengamos en la realidad de ellas.
  • Físicas o Prosopográficas: este tipo de descripción obedece a la caracterización física de los personajes, también responde a la descripción de su modo de vestir, lo que puede llevar a conocer y entender su forma de proceder, pues en ocasiones su aspecto está íntimamente relacionado con su manera de actuar y de ser.
  • Retrato: es la combinación de las descripciones prosopográficas con las etopéyicas.

Clasificaciones de Personajes

La clasificación de los personajes responde a la configuración que éstos tengan en la obra a representar, teniendo en cuenta el grado de complejidad en su estructuración. Según cuán complejo sea un personaje y según su desarrollo en las acciones, estos pueden clasificarse en:

Personajes Estereotipados

Es el que posee ciertas características que determinan su proceder y se enmarcan dentro de la imagen preestablecida que se tiene de él. Esto causa que los lectores se identifiquen o no con el personaje que adquiere un estereotipo: sea el eterno seductor, la mujer buena y paciente o el malo de la obra, entre otros.

Personajes Tipo

Son los que llevan consigo una serie de rasgos psicológicos y ético-morales, que les hacen del agrado del lector, pues representan a lo “bueno” de la sociedad, desde el punto de vista de conducta y normas tradicionales de comportamiento. No respondiendo a un personaje mecanizado y tan superficial como el anterior, sino que se asocian a un tipo de persona que se desenvuelve en la sociedad, sea este un hidalgo caballero, un ciudadano o un provinciano; un plebeyo o un sirviente o el mejor de los oficiales del ejército.

Personajes Literarios

Obedecen a roles prefijados, donde cada actor sabe qué es lo que debe hacer y cómo lo debe hacer; destacándose por su ímpetu y fuerte manera de ser, que potencia su personalidad, lo que facilita que el público los reconozca por sus nombres.
Personajes Planos: es cuando un personaje está centrado en una sola idea, su configuración responde a una única cualidad específica y ésta estará destacada a lo largo de toda la historia.

Personajes Redondos o Esféricos

También se les conoce como los personajes en “relieve” y son los que poseen más de una característica destacable y su configuración corresponde a una estructura de mayor complejidad y peso psicológico, lo que en momentos haga que el lector se encuentre con sentimientos encontrados, pues su personalidad puede resultar contradictoria.

Personajes Caricaturescos

Son los que utilizan a la narración para manifestar algún descontento o crítica de orden social.

Personajes Estáticos

Son los que actúan del mismo modo inicial en toda la narración, nunca cambian su comportamiento ni su personalidad.

Personajes Evolutivos o Dinámicos

Estos personajes van cambiando su forma de ser a lo largo del desarrollo de la historia y pueden llegar a mostrarse totalmente diferentes a como se mostraron a un comienzo de la misma.

Cada uno de los participantes en la narración, es decir, los personajes, cuenta con diferentes grados de importancia dentro de la acción a representar y según esta relevancia se pueden mencionar:

Personaje Principal

No necesariamente debe ser uno, sino que también pueden estar en este sitial dos o más personajes, dependiendo de lo que se quiera manifestar. Este tipo de personajes organizan los acontecimientos dentro de la obra y su participación es fundamental en el desarrollo de ésta, pues estructuran todo el nudo dramático y llevan el peso de la historia.

Personaje Antagónico

Es quien se opone a los deseos y acciones del personaje principal y hace todo lo que está a su alcance para impedir que en protagonista alcance sus metas; en ocasiones el antagonista está acompañado de otros que le ayudan en esta faena opositora.

Personajes Secundarios

No tiene una participación relevante en el transcurso de la narración, pero le dan un sentido a las acciones y unidad de coherencia a las mismas, pues suelen estar relacionados con los personajes centrales, sin aspirar a una posición superior que la de ser un complemento.

Personajes Episódicos o Incidentales

Son los personajes que no están presentes de forma permanente en la historia, sino que pueden aparecer como pueden no hacerlo, sin que esto altere el desarrollo de la obra. Sin embargo, cuando están presentes cumplen el rol de relacionar ideas, refrescar las acciones y ser un puente o un nexo entre los acontecimientos.