Manifestaciones del Discurso Argumentativo

La argumentación no sólo se hace presente en situaciones argumentativas como tal, sino que puede expresarse en otro tipo de circunstancias, donde se hace necesario el defender puntos de vista. Estas situaciones no argumentativas pueden ser las conversaciones entre amigos, dotadas de informalidad, disertaciones, exposiciones; informes, artículos de un periódico, entre otros.


Por otra parte, el discurso argumentativo lógicamente tiene lugar en las situaciones que sí implican – de por sí –  argumentación, como lo son; los debates, las discusiones, las mesas de conversación, foros, paneles, Phillips 66 y otros. Aquí se requiere una batería de razones para avalar una postura determinada y se busca convencer a la audiencia inmediata o encontrar acuerdos. Asimismo, las partes que componen un diario están dentro de las manifestaciones de este tipo de discurso, pues a través de la editorial, de los artículos de opinión y de la publicidad que se halla inserta en el periódico, se pretende persuadir al lector.

Argumentación y Narración

En algunos textos se encuentran presentes ambos tipos de discursos, haciendo una especie de paralelo o cruce entre los dos, siendo esto recurrente en las fábulas y en las parábolas. Estos textos pertenecen al denominado género apologético, que es el texto en que se defiende a una determinada persona u objeto y se le alaba.

Fábula

Es un relato breve, un poema de alegorías escrito en verso o en prosa, que señala el cómo se debe proceder ante una determinada situación, por medio de una enseñanza llamada moraleja. Estas acciones son ejecutadas, generalmente, por animales, pero también pueden ser seres inanimados o cosas.

Parábola

Es también una alegoría, que guarda una enseñanza mucho más profunda que la fábula y las acciones son realizadas – exclusivamente –  por seres humanos.

Argumentación y Exposición

Así como hay textos en que se entrelazan los discursos argumentativos con la narración, igualmente es posible hallar esta mezcla con el texto expositivo. La manifestación más evidente y conocida de esta unión es el ensayo.

Ensayo

Es una forma de escritura, que corresponde a una composición breve por parte de un autor, que plantea un tema y lo desarrolla a lo largo de las líneas del texto; es de carácter subjetivo, es decir, admite juicios de quien escribe y sus opiniones personales. En la forma estética es libre, ya que admite los diferentes estilos que quiera utilizar el expositor en su escritura, así como permite el tratamiento de diversos temas. Una de las características principales del ensayo, es que no es necesario agotar el tema, sino que puede dejarse abierto el mismo a nuevas interpretaciones o conclusiones. El ensayo no corresponde a un género literario, aunque en ocasiones se le da esa rotulación, sino que es parte de los textos no literarios, por su carácter expositivo y de ideas expresadas directamente, sin elementos estéticos de por medio.

El ensayo no debe confundirse con un trabajo de tesis o una memoria, pues éstas son de mayor extensión y de un tratamiento profundo del tema, donde se busca dar respuestas a las preguntas formuladas.  Por su parte, el ensayo es un texto posible de hallar no sólo en trabajos académicos, sino también al interior del periodismo, sea en un artículo de un diario o en una revista, pues su extensión perfectamente puede reducirse a una, dos o tres páginas.

En síntesis, los elementos fundamentales del ensayo son:

  1. Contingencia: los temas a tratar en un ensayo son de orden contingente, actual. Problemáticas vigentes, las que son conocidas por la sociedad
  2. La Argumentación: quien escribe tiene una idea o hipótesis referente a un determinado tema o problemática.
  3. Brevedad: no es necesario desarrollar ni agotar completamente el o los temas, dejando interesado al lector, ya que puede dejarse abierta la conclusión.
  4. Interpretación Subjetiva: el autor no debe ser un experto en la materia a tratar, por ende la visión de sus ideas queda plasmada en el texto, utilizando la subjetividad e interpretaciones personales del tema.
  5. Sin Estructura: el ensayo no obedece a una estructura establecida o a un esquema.
  6. Carácter Dialógico: el autor busca comunicarse con los demás por medio de su ensayo, dar a conocer su opinión respecto a un tema y reflexionar en él y tratar de llegar a conclusiones o consensos.