Mundos de la literatura: onírico.

A continuación conocerás las características fundamentales del tipo de mundo onírico.


En el caso de mundo onírico la realidad se manifiesta a partir del subconsciente que tiene como lugar común a los sueños, ensueños y pesadillas. Esta situación tiene como consecuencia que la narración pueda tornarse incoherente e incluso confusa, lo que provoca desorientación en el lector y obligándolo a comprender que la lógica se altera para dar curso a la interioridad de los personajes. Veamos un ejemplo:

“Con la vaga esperanza de haberme equivocado de calle, de casa, continúo errando por una ciudad fantasma. Doy vueltas y más vueltas. Quisiera seguir buscando, pero ya ha anochecido y no distingo nada. Además ¿para qué luchar? Era mi destino. La casa, y mi amor, y mi aventura, todos se ha desvanecido en la niebla; algo así como una garra ardiente me toma, de pronto, por la nuca; recuerdo que tengo fiebre”

(María Luisa Bombal, La última niebla)

Este tipo de mundo es muy frecuente en la narrativa contemporánea en la que emergen los personajes como narradores.