Mundos Literarios

La literatura es la representación de mundos, los que son ficticios y responden a una creación por parte de un autor. Estos mundos poseen leyes o formas de comportamientos específicos – dependiendo del grado de imaginación del escritor -, propios de cada representación, que no precisamente deben funcionar en otro contexto.


El concepto de imaginación va a ser directamente proporcional a lo real, a lo veraz de la vida humana; esto es, que mientras más avanza la tecnología, lo que años atrás era sorprendente de leer y era parte de un mundo posible pero no aplicable a la cotidianeidad, hoy es accesible y ya no producto de la creación literaria. Esto implica que la realidad dependerá del concepto que se maneje de “real”. Existen diferentes manifestaciones o tipos de mundos en la literatura, que son los siguientes:

Mundo Real

Es el mundo tal cual como es, como lo vivimos diariamente, con todas sus leyes y manifestaciones. Existe una cronología comprobable y espacios efectivos donde se desarrollan los diferentes hechos que nos rodean o que nosotros mismos experimentamos, hay una secuencia en el tiempo y en el espacio, lo que se traduce en que el ser humano nace, crece, se desarrolla y muere. Visto de este modo, la función del narrador es plasmar objetivamente el mundo que ve, ser un instrumento de patentar fielmente la realidad, ya sea utilizando descripciones o aludiendo a situaciones detalladas, representadas por personajes en su obra. Este mundo representado debe corresponder fidedignamente al mundo que conocemos como “real”. Ejemplos de este tipo de literatura es la naturalista y la costumbrista.

Ver más

Mundo Onírico o Fantástico

Este tipo de mundo presenta un quiebre con lo que conocemos como realidad y causa sorpresa al lector, ya que se hace referencia a situaciones impensadas. Este tipo abarca el mundo de los sueños, que requiere de lo real para manifestarse, pero que a fin de cuentas es sólo fantasía, que se evidencia a modo de irrupción dentro de la narración, causando estupefacción o suspenso dentro de la trama, ya que hay una ruptura de la lógica, del tiempo y del espacio. La literatura de terror, gótica y de misterio responden al tipo fantástico.

Ver más

Mundo Utópico

Son las obras literarias que hacen referencia a un lugar inexistente, perfecto, un sitio imaginario pero que puede ser posible. Se plantea un mundo mucho mejor al que conocemos como “real”.

Ver más

Mundo Mítico o Maravilloso

No es un quiebre de la realidad, sino que es un mundo diferente, aislado, que posee leyes propias, válidas y específicas sólo para este tipo. Dentro de lo maravilloso se hallan los cuentos de hadas, las leyendas provenientes de la tradición oral de un pueblo y la fantasía de héroes, que mezclan magia y personajes “comunes y corrientes” que poseen cualidades sobrenaturales. En este mundo no hay sorpresa, ya que se asume como “normal” que los personajes vuelen, hagan conjuros, se transformen en otros seres o se haga un paralelo entre la vida y la muerte.

Ver más

Mundo del Absurdo

Este tipo de literatura está fuera de los cánones de la racionalidad, ya que la conducta de los personajes no posee una causa lógica ni hay un sentido en sus acciones, llegando a pensar que existe locura en ellos o que no poseen una finalidad para vivir, independiente que las situaciones causen gracia en el lector.

Ver más

Mundo de Ciencia Ficción

Este mundo aspira a ser tomado como verosímil y abarca a lo científico, ya que es un augurio o un anticipo a lo que la sociedad podría llegar a ser más adelante: un mundo avanzado en tecnología o en vías de destrucción. Temas propios de esta literatura son los descubrimientos y usos de objetos de última generación, viajes fuera del planeta, extraterrestres; historias de robots o personas con microchips en sus cuerpos, entre otros.

Ver más