Narrador con focalización cero

A continuación, te explicaremos qué es un narrador con focalización cero, cuáles son sus principales características y cómo construir este tipo de narrador para que te sirva de herramienta en tus escritos narrativos en tres sencillos pasos.


¿Qué es un narrador con focalización cero?

Para comprender a cabalidad el concepto de narrador con focalización cero, debemos remitirnos primero a qué es y cuál es la función de un narrador y qué significa la focalización en el contexto de género narrativo.

El narrador es aquel recurso usado por el autor para relatar los acontecimientos, guiar la narración y otorgarle un enfoque al texto narrativo. La focalización del narrador es el grado de conocimiento de éste sobre los acontecimientos y los personajes del relato, así como el enfoque que adopta sobre ellos.

El narrador con focalización cero es aquél que tiene absoluto conocimiento tanto de los hechos relatados, de los personajes que participan en ellos (su pasado, presente, futuro y el mundo interior de éstos) y del mundo en el que se ambienta la narración.

Características del narrador con focalización cero

Pasaremos a enumerar las principales características de un narrador con focalización cero, con el fin de hacer posible su uso y reconocimiento en los textos que se te presenten:

1. El narrador con focalización cero tiene un grado de conocimiento total de lo que acontece en el relato, tanto con los personajes como con el escenario ficcional donde sucede la narración.

2. Se le llama focalización cero, pues el narrador no limita la información que entrega, por lo que no hay un enfoque particular.

3. Éste suele presentar un carácter objetivo y utiliza la tercera persona.

4. El narrador omnisciente es el narrador con focalización cero por excelencia.

5. Un ejemplo de este tipo de narrador lo podemos encontrar en cuentos de Horacio Quiroga como El almohadón de plumas: “Su luna de miel fue un largo escalofrío. Rubia, angelical y tímida, el carácter duro de su marido heló sus soñadas niñerías de novia. Ella lo quería mucho, sin embargo, a veces con un ligero estremecimiento cuando volviendo de noche juntos por la calle, echaba una furtiva mirada a la alta estatura de Jordán, mudo desde hacía una hora. Él, por su parte, la amaba profundamente, sin darlo a conocer.

Durante tres meses -se habían casado en abril- vivieron una dicha especial.”

Otros ejemplos son el cuento Un perfecto día para el pez plátano de J. D. Salinger y Parece una tontería de Raymond Carver.

Cómo construir un narrador con focalización cero en tres pasos

A continuación, te ayudaremos a construir un narrador con focalización cero en tres pasos de sencillo uso, para que pueda ser una herramienta en la escritura de textos narrativos. Sin embargo, estos pasos son sugerencias para llegar a ello y no el único método que existe.

1. Primero debes tener presente que éste tipo de narrador tiene conocimiento absoluto sobre el relato, por lo que no es un narrador útil si el efecto que quieres lograr es el de suspenso o misterio. ¿Qué tipos de textos podrían favorecerse del uso de este tipo de narrador? Un texto con uso recurrente de saltos elípticos puede ser más claro si se utiliza un narrador omnisciente o quizás un relato que presente un mundo maravilloso, pues el narrador podría otorgar todo tipo de información sobre este mundo. Por supuesto, éstos no son los únicos, pero debes tener en consideración si tu relato se beneficia con las posibilidades que el narrador omnisciente brinda.

2. Recuerda utilizar la tercera persona al momento de narrar. ¿Qué particularidades permite el narrador omnisciente? Puedes dar a conocer los sentimientos y pensamientos de todos los personajes involucrados, las cosas que ellos mismos no saben o conocen e incluso acontecimientos que pasaron hace mucho o que aún no han pasado también caben dentro del dominio del narrador omnisciente.

3. Éste tipo de narrador puede dar opiniones o dar la ilusión de objetividad. Ten en cuenta de que, a pesar de tener conocimiento absoluto, el narrador debe guiar el relato, por lo que debes seleccionar los datos que serán parte de la narración. Intenta que los elementos que das a conocer siempre tengan una función en el argumento o para la acción.