Narrador con focalización externa

Qué es un narrador con focalización interna, sus características y cómo construirlo en tres pasos.


A continuación te ayudaremos comprender qué es un narrador con focalización externa, cuáles son sus principales características y cómo usarlo como herramienta en tus creaciones narrativas, ya sean para tareas en tu escuela o para tu desarrollo personal.

¿Qué es un narrador con focalización externa?

Antes de empezar a definir este concepto, debemos recordar qué función cumple el narrador en el género narrativo y qué significa la focalización de éste.

El narrador es el recurso que emplea el autor para contar el relato, dándole una guía y enfoque a los hechos. Para este propósito, el autor le otorgará una cierta focalización al narrador, es decir, un grado de conocimiento frente a los hechos narrados y enfoque con respecto a los mismos.

El narrador con focalización externa se refiere al narrador que tiene un grado de conocimiento menor sobre los hechos relatados al de los personajes que conforman el relato. Es decir, su grado de conocimiento es sólo de aquellas cosas observables y perceptibles dentro del relato, como los comportamientos y relaciones externas de los personajes, y el ambiente en que la historia se desarrolla.

Características de un narrador con focalización externa

Para hacer fácil el uso y reconocimiento del narrador con focalización externa, acá te enumeraremos sus principales características:

1- El narrador con focalización externa tiene un grado de conocimiento de lo narrado menor a los personajes del relato, pues sólo accede a lo perceptible (lo que ve y oye). Puede asemejarse a una cámara grabando los hechos que ocurren delante de ésta.

2- Describe el mundo de manera objetiva, utilizando como mayor recurso la descripción. Está ajeno a todo punto de vista.

3- Por esto, ve sólo el mundo exterior a los personajes, pero no su subjetividad o mundo interno.

4- Usa la tercera persona en el momento de narrar el relato.

5- Este tipo de narrador no es de uso exclusivo del texto literario. Podemos encontrarlo con frecuencia en la cinematografía.

6- Ejemplos de narradores con focalización externa podemos encontrar generalmente en los libros de aventuras. Tales son los casos de los libros de Julio Verne (como “Viaje al centro de la tierra” y “La vuelta al mundo en 80 días”) y de Alexandre Dumas (como “Los tres mosqueteros” y “El conde de Montecristo”).

Cómo construir un narrador con focalización externa en tres pasos

A continuación procederemos a darte tres pasos de fácil uso para que construyas un narrador con focalización externa, con el fin de que se transforme en una herramienta en la creación de tus textos narrativos. Recuerda que éstos sólo son consejos y que puedes usarlos en cualquier tipo de proyecto que emprendas.

1- Primero debes enfocarte en qué tipo de narración estás creando, pues el narrador con focalización externa no es útil en cualquier temática o técnica de narración. ¿Cuáles serían tipos de historias en los que funcionaría este narrador? Te vendrá muy bien para historias de aventura y suspenso (como ejemplos, aunque no exclusivamente), donde darle a conocer al lector menos de lo que los personajes conocen te será de gran utilidad para el argumento de la narración.

2- Recuerda describir todo viéndolo desde el exterior (no uses como enfoque a los personajes que están imbuidos en la historia). ¿Cómo sería esta narración? Sólo puedes narrar lo que se ve o se oye dentro de los acontecimientos, por lo que no puedes conocer los sentimientos o pensamientos de quienes interactúen en el relato. El narrador con focalización externa es como una cámara grabando desde un punto neutral en la escena.

3- Debes enfocarte en trabajar con la tercera persona, puesto que es la que tiene menor poder de involucramiento en el relato. ¿Qué significa esto? Cuando dices ella o él, estás indicando un grado de neutralidad y objetividad dentro del enfoque de los hechos que están ocurriendo en la narración.