Narrador con focalización interna

A continuación te explicaremos qué es un narrador con focalización interna, cuáles son sus principales características y cómo emplearlo como herramienta en tus propias creaciones narrativas, ya sea para la escuela o para tus proyectos personales, en tres simples pasos.


¿Qué es un narrador con focalización interna?

La focalización del narrador es el punto de vista de éste dentro de la narración y su grado de conocimiento frente a los acontecimientos de la historia. Al hablar de un narrador con focalización interna, estamos refiriéndonos a un narrador que forma parte de los personajes que están dentro de la narración, por lo tanto su grado de conocimiento es aquel del personaje y sólo puede saber acerca de las cosas que éste presencia.

¿Características de un narrador con focalización interna?

Las principales características de este tipo de narrador son:

1. El narrador con focalización interna puede presentarse como narrador protagonista o narrador testigo.

2. El narrador sólo tiene conocimiento de su propia interioridad y los acontecimientos de los que forma parte, pero no de las interioridades de los otros personajes, ni de aquellos acontecimientos que no presencia.

3. El narrador con focalización interna podrás encontrarlo en distintos tipos de textos, tanto literarios (del tipo narrativo como novelas, cuentos y otros), así como textos no-literarios (como biografías y crónicas por nombrar algunos).

4. La focalización interna puede cambiar dentro de un texto, es decir, el personaje foco, aquel cuyo punto de vista constituye lo narrado, puede moverse en un mismo relato. En este caso hay una focalización variable.

5. Cuando un mismo hecho es focalizado desde distintos personajes, la focalización es múltiple.

6. La focalización interna es respuesta a procesos históricos que han influenciado a la literatura. Éste es el caso del psicoanálisis a principios del siglo XX, que instaló la necesidad de indagar en la psicología de los personajes. Por otro lado, la Teoría de la Relatividad de Einstein instaló la tendencia en las distintas áreas de explorar el punto de vista.

7. Ejemplos de textos que presentan un narrador con focalización interna son Demian de Hermann Hesse, El Túnel de Ernesto Sábato y Don Segundo Sombra de Ricardo Gürialdes.

Cómo hacer un narrador con focalización interna en 3 pasos

Cuando nos enfrentamos a la creación de un texto narrativo, debemos pensar cómo vamos a narrar la historia. Para que el narrador con el que trabajamos posea focalización interna debemos:

1. Primero, debes trabajar al narrador como el protagonista de la historia u otro personaje que sea un testigo de los acontecimientos de la narración.

2. Si decides que vas a trabajar con un narrador protagonista, debes hacerlo pensando en narrar desde el punto de vista de éste, es decir, narrar desde el conocimiento del personaje de mayor importancia dentro del argumento y alrededor del cual giran los acontecimientos. Para esto tienes que narrar desde su propia interioridad (en cuanto a sensaciones, emociones, etc.), su relación con los demás personajes y aquello que presencia.

3. Si vas a trabajar con un narrador testigo, debes trabajar con un personaje que presencie la historia o los hechos que se desarrollan en la narración. Podría ser un amigo o familiar del protagonista, un compañero de curso o quien te parezca pertinente y conveniente en el relato. Al igual que con el narrador protagonista, debes trabajar narrando sólo las cosas que él sabe y hablarlas desde su punto de vista, desde sus relaciones con los demás personajes e interioridad.