Novelas policiales

Tradición de la novela policial: detectives, enigmas y lógicas de resolución en la modernidad


Como ya revisamos en el contenido “Los géneros históricos” la novela policial surge como manifestación literaria durante el siglo XIX. Este tipo de novelas representa ambientes criminales y oscuros de las ciudades modernas los cuales son resueltos por el personaje tipo del detective o del policia, los cuales a su vez representan al típico sujeto moderno y urbano. Te invitamos a conocer más sobre este género literario que sigue siendo exitoso en nuestros días.

Contexto histórico de aparición de las novelas policiales

Las novelas policiales surgen durante la primera mitad del siglo XIX y algunos antecedentes permiten comprender las razones de su surgimiento. Por un lado, la literatura durante dicha época no solía retratar temas criminales (asesinatos, robos, fraudes, etc) puesto que se consideraban antiestéticos o feos, sin embargo una serie de novelas comienza a retratar desde lo que se conoce como “feísmo”, como por ejemplo la novela “Frankenstein” de Mary Shelley del año 1818. Por otro lado, se funda una escuela en Inglaterra para la formación de policías en el año 1829, con lo cual se genera cierto prestigio ante ese oficio.
Asimismo, es importante considerar que durante el siglo XIX las ciudades europeas experimentan un enorme crecimiento y con ello el crimen encuentra en ellas el lugar perfecto para desarrollarse, por lo que la representación de los bajos fondos urbanos es también una forma de crítica social que en sus inicios fue estigmatizada como literatura barata al encargarse de representar el mundo criminal.

Estructura de la novela policial

La novela policial posee lo que se conoce como una estructura cerrada, esto quiere decir que presenta una organización narrativa que varía poco pues se ordena en torno a la resolución del enigma policial que siempre se resuelve al final. De este modo, al principio se presenta el crimen y al detective o policía quien se encargará de encontrar a los criminales y protagonizará la historia. Durante el desarrollo se van presentando pistas y el detective desplegará sus habilidades lógicas y racionales para generar asociaciones, suposiciones, deducciones e inferencias a partir de las pistas. Es importante considerar que el detective suele ser un hombre solitario y con una brillante inteligencia, lo que lo convierte generalmente en un sujeto excéntrico. Al final de la novela el detective resolverá el enigma policial y encontrará a él o los criminales. Las novelas policiales contemporáneas (siglo XX) suelen incluir descripciones de la situación de los criminales o de su mundo con el propósito de retratar con precisión la condición empobrecida en la que viven los criminales.

Los detectives más famosos

Edgar Allan Poe es el padre de este género y su personaje el detective Dupin se transformó en un personaje tipo. En general, posee los rasgos que ya enunciamos, esto es, una gran capacidad lógica y una brillante inteligencia que tomó vida por primera vez con el cuento “Los crímenes de la Rue Morgue” en el año 1941. Luego el inglés Conan Doyle creará el que es quizás el más famoso detective de la Literatura policial, Sherlock Holmes y su compañero Watson quienes se caracterizan por no dejar nada a la intuición, sino resolver todo gracias a una lógica perfecta y matemática. Esto será un rasgo característico de la novela policial inglesa que tiene como otra de sus grandes exponentes -junto a los dos ya mencionados- a la reconocida Agatha Christie, quien lleva a su máximo esplendor la resolución de enigmas siguiendo un hilo lógico infalible. Este tipo de personaje representaba al sujeto moderno por excelencia, esto es, el personaje que confía en su razón pues la razón es el único espacio seguro en medio de una sociedad corrompida y criminal.

La novela policial estadounidense

El desarrollo del género en Estados Unidos ocurrió luego de la Gran Depresión. En este lado del mundo, entonces, la novela policial adquirió características diferentes, pues mientras los detectives ingleses poseían cierto rango social y eran elogiados por su gran inteligencia, los personajes estadounidenses poseían rasgos oscuros y generalmente eran sujetos empobrecidos y marginados socialmente, por lo que todo el ambiente que rodea a la historia será predominantemente proletario y de clase baja, el público lector también serán principalmente trabajadores.

Te invitamos a seguir indagando en este género. Por ejemplo puedes ver las adaptaciones cinematográficas de Sherlock Holmes o revisar las películas de la corriente conocida como “cine negro”.