Orden en la información de los textos expositivos

A continuación aprenderás los modelos de organización básicos de los textos expositivos.


El orden de la información en los textos expositivos se refiere a la organización interna de las ideas y a la forma en que éstos se presentan. A partir de esto se establecen cuatro modelos de organización: problema – solución, causa – consecuencia, orden cronológico y enumeración.

Modelos de organización.

1. Problema – solución.

En este caso, la organización implica el planteamiento de uno o varios problemas y luego las soluciones posibles. Es común que el problema se enuncie como un enigma, misterio o asunto de interés que requiere ser resuelto. Veamos un ejemplo:

La incorporación del método científico en los estudios literarios ha provocado un problema en la enseñanza de la literatura. Para solucionarlo se deberá establecer una vinculación entre las investigaciones científicas y las indagaciones estéticas de la obra literaria

En el texto podemos ver en negrita el problema enunciado que es la incorporación del método científico a los estudios literarios, y en subrayado, la posible solución frente a esto.

2. Causa – consecuencia.

Este tipo de organización presenta las causas del suceso y luego algunas consecuencias. En este caso, es importante diferenciarlo del modelo problema – solución, en la medida que debe existir una relación directa entre el antecedente y los efectos. A continuación un ejemplo:

“Actualmente estamos frente a una sociedad de consumo. El objetivo esencial de estos tiempos parece ser consumir sin reflexionar convirtiendo a los sujetos en auténticos autómatas. Una de las explicaciones de este fenómeno es que en general se asocia el consumo al desarrollo o al progreso. De este modo, la persona que consume es una persona que progresa

En este caso, la causa aparece destacada en negrita, mientras la consecuencia está subrayada. Es fundamental detenernos en los conectores que introducen las causas y las consecuencias, ya que ellos permitirán confirmar el modelo de organización elegido.

3. Orden cronológico.

En el caso de la cronología se apela a la secuencialidad de la información entregada. En este sentido, se expone la información como si fuera un procesos constituido por una serie de pasos. Veamos dos ejemplos:

“En Italia, tras el fracaso de la revolución obrera en 1919, Mussolini, antiguo militante socialista, organizó los fascios de combate. Ya en 1922, obtenía el poder de manos del monarca Víctor Manuel III. En el año 1925, el Duce – o guía, como se autodenominó Mussolini – se convirtió en dictador e impulsó un proceso económico en el país que culminó con la invasión de Etiopía.”

“Calzones rotos”

Preparación:

En un bol colocar harina, azúcar granulada, polvos de hornear, extracto de naranja o ralladura de limón, vainilla, tres huevos y revolver bien. La masa se uslerea en una tabla y debe cortarse en tiras haciendo un corte (orificio) en un extremo para pasar la punta hacia el otro lado. Se fríen con cuidado a fuego alto y luego a fuego medio para que no se quemen. Cuando estén listos, los calzones rotos se espolvorean con azúcar flor.”

A partir de estos ejemplos podemos ver que el orden cronológico si bien se vincula con la presencia de años y conectores de temporalidad, también se asocia con la ejecución de procedimientos siguiendo instrucciones.

4. Enumeración.

Este tipo de organización enumera y señala características distintivas de un concepto, idea, objeto, entre otros. A continuación un ejemplo:

“El repertorio de vecinos es sutilmente monstruoso: el dueño de un video club sobre erotizado; una veterana solitaria y violenta; un cubano traidor que juega de seductor; un joven demasiado crecido”

Como podemos ver, en la organización de enumeración es relevante fijarse en los signos de puntuación como los dos puntos, punto y coma, y comas que permiten confirmar el modelo elegido.