Tipos de viaje en la literatura

Conocerás el viaje como uno de los temas de la literatura y sus distintos tipos.


En conjunto con el amor, el viaje es una de las temáticas más recurrentes en la literatura, especialmente si pensamos que suele simbolizar la idea de búsqueda en el héroe. En este caso podemos encontrar cinco tipos de viaje.

Viaje a los infiernos.

El héroe conoce el submundo de los muertos descendiendo al infierno y tras esta experiencia el sujeto crece en conocimiento y sabiduría. Veamos un ejemplo:

“Y Helios se sumergió, y todos los caminos se llenaron de sombras. Entonces llegó nuestra nave a los confines del océano de profundas corrientes, donde está el pueblo y la ciudad de los hombres cimerios, cubiertos por la oscuridad y la niebla (…) Allí Perimedes y Euríloco sostuvieron las víctimas y yo saqué la aguda espada de junto a mi muslo e hice una fosa como de un codo por uno y otro lado. Y alrededor de ella derramaba las libaciones para todos los difuntos, primero con leche y miel, después con delicioso vino y, en tercer lugar, con agua” (Homero, La Odisea)

 Viaje interior.

El héroe busca en sí mismo el conocimiento para crecer espiritualmente. A continuación un ejemplo:

“¿No estaba el Atmán dentro de él? Y aquella fuente primordial ¿no fluí acaso en su propio corazón? ¡Había que encontrarla, descubrir ese manantial en el propio yo y poseerlo (…) Poco a poco fue floreciendo y madurando en Siddhartha, la idea , la noción de lo que realmente era la sabiduría, el objetivo final de su larga búsqueda” (Herman Hesse, Siddhartha)

Viaje físico.

En este caso el viaje implica un desplazamiento geográfico que lleva al héroe a recorrer lugares concretos, ya sea terrestres o extraterrestres. Veamos un ejemplo:

“Martín tomó pasaje en la cubierta del vapor y llegó a Valparaíso, animado del deseo de estudio (…) De altivo carácter y concentrada imaginación, Martín había vivido, hasta entonces, aislado por su pobreza y separado de su familia, en casa de un viejo tío que residía en Coquimbo, donde el joven había hecho sus estudios mediante la protección de aquel pariente” (Alberto Blest Gana, Martín Rivas)

Viaje mítico.

Se trata de un rito de iniciación en el que el héroe debe superar una prueba que le permite alcanzar un nuevo estado, éste puede relacionarse con la madurez, el liderazgo, la transformación de humano a divinidad, entre otros. Un ejemplo de este tipo de viaje lo podemos ver en la trama de textos épicos como “El señor de los anillos” en la que el héroe debe cumplir una misión o meta que lo eleva a otro estado. Podemos ver la misma situación en las historias de los caballeros andantes en las que el honor se adquiere tras matar al dragón y rescatar a la princesa.

Viaje social o moral.

El héroe recorre el espacio social y moral de su entorno. La finalidad es articular una crítica tanto de las costumbres como de los vicios de la sociedad en la que vive. Un ejemplo de esto son las novelas contemporáneas que critican el alto nivel de consumismo de nuestro tiempo o los textos que evidenciaban el mal trato de las clases altas a las bajas, entre otros.