Uso de la Coma

Print Friendly

Saber usar adecuadamente la “coma” es muy importante para dar el sentido que desees a la oración, dando pausas donde ésta lo requiera.

Casos en los que debes usar coma

Cuando utilizamos vocativos

Si el vocativo está al medio de la frase, éste deberá llevar coma antes y después; si está al inicio, llevará sólo después de la palabra y, si está al final, llevará coma antes.

Observa los siguientes ejemplos:

  • Lorena, tráeme ese libro.
  • Escucha, Alberto, dejemos el juego para mañana.
  • Te quiero mucho, hermano.

En ambos casos debes usar coma.

Cuando omitimos un verbo

Observa las siguientes frases de ejemplo:

  • El primer lugar ganará una bicicleta; el segundo un bolso, el tercero un libro, y el cuarto, nada.

Si te fijas, no se vuelve a repetir “ganará”, sólo se usa una sola vez.

Antes de un gerundio

Observa las siguientes frases de ejemplo:

  • Se piensa que Tomás se fracturó su pierna, jugando fútbol en el paseo que realizamos al campo la semana pasada.

En frases u oraciones que pretenden aclarar, precisar o explicar algo que se está diciendo

Observa los siguientes ejemplos:

  • Algunos amigos, como Carlos y Gabriel, siempre están cuando los necesito.
  • Siempre, dijo él, hay que decir la verdad.
  • Mi hermana, que es dos años mayor que yo, hoy entró a la universidad.
  • Mi tía, no mi madre, es quien asistió a mi reunión de apoderados.

Para relacionar partes de una oración

Para eso utilizamos ciertas expresiones como:

es decir, sin embargo, en fin, no obstante, por último, en consecuencia, por consiguiente, en cambio, con todo, en tal caso, etc.

Observa los siguientes ejemplos:

  • Estudié mucho y, por consiguiente, me fue muy bien en la prueba.
  • Le regalé un lápiz, sin embargo, no se puso feliz.

Para enumerar

Observa los siguientes ejemplos:

  • Vinieron a mi cumpleaños Juan, Gabriel, Ana y Laura.
  • Comeré salchichas, longanizas y pollo, en el asado de mañana.

Antes de las conjunciones: más, pero, aunque, sino

Observa los siguientes ejemplos:

  • Vino, pero no me trajo regalo.
  • Le supliqué, mas no me escuchó.