Variaciones lingüísticas en la literatura

Te invitamos a comprender cómo las evoluciones históricas de la lengua determinan cambios en la representación literaria.


La Literatura es el arte cuya materia prima o material de creación es la palabra, por esta razón guarda directa relación con todo aquello que se vincule tanto con la lengua como con el habla. Por lo tanto, los cambios que una lengua experimenta repercuten en los modos de representación a través de la palabra. Muchos de estos cambios tienen que ver con la forma en que socialmente
valoramos las diversas formas del habla, esto es, las maneras en las que los diferentes grupos sociales de determinada comunidad lingüística (comunidad del español de Chile, o del español de México, de Colombia, etcétera.) utilizan el lenguaje. Te invitamos a conocer más sobre este tema.

La Literatura como expresión social de una lengua

Muchas veces se tiende a asociar a la Literatura con el talento de un genio creador, es decir, como obra de la inteligencia e imaginación de un individuo. Sin embargo, las obras literarias también se producen por las determinaciones culturales y sociales
(factores socioculturales) de una sociedad determinada. En consecuencia, no es de extrañar que los cambios que sufre una lengua a lo largo de su historia repercutan en cómo la imaginación de los escritores crea poemas, cuentos, novelas, obras de
teatro. Por ejemplo, la gran obra de Sor Juana Inés de la Cruz durante la época colonial mexicana se gestó a partir no sólo de la imitación de las obras de los escritores barrocos de España, sino que también incorporó expresiones propias del habla española que se desarrollaba en México durante dicha época. Esto permitió que el barroco que nació en Europa tuviera una fuerte renovación en el territorio latinoamericano. Esto tiene relación con cómo la sociedad de la época colonial comienza a valorar a su propia cultura, adquiriendo valor lo auténticamente latinoamericano por sobre la tendencia dominante de sobrestimar todo lo que viene de Europa o Estados Unidos.

La Literatura y la evolución histórica de la lengua

Una manera más clara de observar las variaciones de la lengua es realizar el sencillo ejercicio de comparar una obra contemporánea, es decir, una obra escrita en alguno de los años en los que nosotros mismos hemos vivido y compararla con una obra escrita en los años anteriores a nuestra fecha de nacimiento. Por ejemplo, si comparamos en la Literatura chilena las novelas “Mala onda” de Alberto Fuguet con “Gracia y el forastero” de Guillermo Blanco, veremos claramente una diferencia en las formas de hablar. En la obra de Blanco los protagonistas enamorados se tratan mutuamente de “usted”, esto es, no usan lo que se conoce como “tuteo” para comunicarse. En cambio, en la novela de Fuguet los personajes se tratan de “tú”. Esta comparación nos permite observar cómo han cambiado en el transcurso de casi cuarenta años las formas de trato social entre los chilenos, lo que podemos determinar a través del análisis de las formas de habla de personajes literarios. A partir de esto destacaremos dos cosas importantes:
1) La Literatura se ve influenciada fuertemente por el contexto social y cultural.
2) El habla de una lengua en sus cambios históricos revela las formas de socializar de una comunidad determinada.

Te invitamos a analizar el habla de al menos dos obras que hayas leído. Considera qué tipo de habla aparece en ellas, compáralas y determina cuáles son las características sociales y culturales que puedes identificar a través de dicha habla.