Ciclo de Vida Familiar en Marketing

Desarrollo de las etapas del ciclo de vida familiar: superviviente; soltería, pareja joven sin hijos, nido completo (I, II, III), nido vacío y supervivientes.


Para conocer y entender mejor las necesidades de las personas, en Marketing se utiliza el Ciclo de Vida familiar. Esta herramienta segmenta a las personas según las etapas de su vida, ya sea sola o acompañada, generalizando las tendencias actuales de un mercado en particular. El Ciclo de Vida Familiar depende de la cultura de cada país o mercado, no es el mismo ciclo en todos lados.

Ciclo de Vida Familiar típico

Como se dijo anteriormente, este ciclo ayuda a los mercadólogos a entender los procesos por los que pasan las personas en la sociedad, lo que determina sus necesidades y el estilo de vida que llevan. A medida que ha ido pasando el tiempo, el ciclo de vida familiar ha sido adaptado a las nuevas tendencias. Hoy en día existen ciclos de vida que consideran adultos divorciados, ya que es una tendencia que ha ido en aumento, y ya puede considerarse un perfil determinado de personas con ciertas necesidades diferentes a las del resto.

El ciclo de vida Familiar típico cuenta con 7 etapas:

Etapa I: Soltería

Esta etapa considera a los jóvenes solteros recién independizados. Es una etapa en la que la persona se enfoca en el trabajo y en el dinero para divertirse. En esta etapa no se considera necesariamente la idea de tener familia, sino de desarrollarse profesional y socialmente. Hoy en día, por lo general son jóvenes de 20 a 30 años quienes se consideran dentro de esta categoría, aunque por supuesto, existen excepciones.

Etapa II: Parejas recién casadas sin hijos

Independiente de la edad, se considera esta etapa debido al gran cambio que significa el matrimonio en las decisiones de las personas, sobre todo cuando se trata de las compras. En esta etapa, se adquieren muchos productos de decoración de ambientes, viajes y créditos hipotecarios. El hecho de no tener hijos, presupone que los gastos en general son menores y el ingreso es mayor debido a que ambos cuentan con trabajos, por lo tanto, son el blanco perfecto para productos o servicios de un alto costo como los anteriormente mencionados.

Etapa III: Nido Completo I (con hijos menores de 6 años)

Se consideran dentro de esta etapa las parejas casadas con hijos pequeños. Al contrario de la etapa anterior, en esta gran parte de los ingresos del hogar se destinan a los hijos, y las prioridades de los padres pasan a ser los hijos, mucho antes que viajar o adquirir otros productos de altos precios.

Etapa IV: Nido Completo II (con hijos mayores de 6 años)

Esta etapa se separa de la anterior, debido a que son familias que tienen hijos que son ligeramente más independientes. Esto hace que los padres vuelvan a preocuparse más de ellos mismos y vuelvan a tener más tiempo para otras cosas, no sólo dedicarle el tiempo a los hijos. Son familias ya establecidas económicamente, por lo que se atreven a adquirir productos de alto costo, como cambiarse de casa o comprar un auto nuevo.

Etapa V: Nido Completo III (con hijos mayores, pero aún dependientes)

Esta etapa sucede cuando ya los hijos rodean los 18 años o son universitarios y aún viven en casa con sus padres. Los padres cuentan con mucho más tiempo para ellos, y ya llegaron al momento más alto de sus carreras profesionales. Son parejas que se preparan para el momento en que estén solos en la casa. Pagan Universidad, pero destinan mucho más dinero a actividades de pareja que actividades que involucren a toda la familia, debido a que los hijos son independientes aunque continúen viviendo en casa.

Etapa VI: Nido Vacío

Se trata de las parejas que tienen hijos independientes, que ya no viven en el hogar. Se trata de parejas que ya tienen mucho más tiempo para disfrutar de actividades juntos, ya que disminuyen muchísimo sus gastos. Es posible que hasta se jubilen, y cuenten aún con más tiempo libre. Por lo general se trata de personas de tercera edad, o mayores de 55 años.

Etapa VII: Supervivientes

Esta etapa trata de sólo una persona, debido a la muerte de la pareja. Según estadísticas generales, los hombres viven menos años que las mujeres, lo que supone que por lo general son mujeres viudas las que pasan a esta etapa. Puede tratarse también de padres que se han divorciado anteriormente, y en ese caso, ambos pasarían por la etapa de superviviente. Se trata de personas ya de muy avanzada edad y jubiladas. Pueden trabajar o no, pero de todas maneras ya son los hijos quienes se preocupan (y/o ocupan) de sus padres. Son personas propensas a tener enfermedades que los limiten, y por lo general gastan mucho dinero en salud y medicamentos. Estas personas suelen tener mascotas, ya que viven solas y disfrutan de su compañía. Puede suceder que en esta etapa también se encuentren los padres de avanzada edad que ya no puedan valerse por sí mismos y sus hijos sean sus tutores legales.

Recuerda: La actualización constante del ciclo de vida familiar depende de las tendencias sociales. Si las tendencias avanzan o cambian rápidamente, un buen mercadólogo debe ser capaz de detectarlo, para poder detectar también posibles cambios en el mercado.