Adolf Hitler

Conoce los aspectos fundamentales de la vida del dictador nazi Adolf Hitler


Adolf Hitler fue un político y dictador alemán de origen austríaco que implantó el régimen nazi en Alemania. Gracias a su política basada en el odio racial y el autoritarismo logró imponerse en Alemania, iniciando un proyecto de dominación europea, que detonó la II Guerra Mundial.

Antecedentes

Hitler nació el 20 de abril de 1889 en Braunau am Inn, Austria. Fue hijo de Alois Hitler y Klara Hitler. Fue estudiante mediocre y no logró finalizar la enseñanza secundaria. Intentó ingresar a la Academia de Bellas Artes de Viena pero no fue admitido por carecer de talento. Vivió en Viena hasta 1913.

Primeros años en la política

Para la I Guerra Mundial se alistó para el Ejército Bávaro, donde intentó mostrar su valía como soldado pero sólo llegó a obtener el grado de cabo. Alemania fue derrotada en 1918 y Hitler regresó a Munich, donde permanecería en el ejército hasta 1920. Durante su permanencia en el ejército se le encargó la tarea de promover ideas en contra del pacifismo y la democracia.

En septiembre de 1919, se une al Partido Obrero Alemán que poseía carácter nacionalista. En ese período toma el nombre de Partido Nacionalsocialista Alemán del Trabajo (Nazi), del cual Hitler asume su presidencia en 1921.

Presidencia del partido

En su rol como presidente difundió ideas de odio racial y contra las ideas democráticas, por otro lado, la organización paramilitar del partido atemorizaba a los rivales políticos. En poco tiempo, se convirtió en una figura clave y de gran relevancia en Baviera.

En 1923, aprovechó la profunda crisis económica y organizó una rebelión o putsch en Munich en contra de la República de Weimar, autoproclamándose canciller de ésta, sin embargo, la rebelión careció de apoyo militar por lo que fracasó.  Debido a este intento de golpe de Estado, Hitler fue sentenciado a cinco años de prisión, periodo en el cual escribió la obra Mein Kampf (Mi lucha). Obtuvo la libertad en 1924 gracias a una amnistía.

El partido Nazi fue creciendo y las ideas difundidas fueron paulatinamente aceptadas por la población alemana. Gracias a las terribles repercusiones de la Crisis de 1929, la idea de la conspiración judía y comunista fructiferó y la aceptación del partido fue en franco ascenso.

III Reich

En 1933, Hitler fue nombrado canciller y al poco tiempo se autoproclamó dictador y ostentó el cargo de Reichsführer. Desde los inicios, Hitler persiguió a la oposición y gracias a la mayoría parlamentaria del partido Nazi es que pudo promulgar una ley que le entregó a su partido el control de la justicia y la burocracia, reemplazó a los sindicatos por el Frente del Trabajo alemán y proscribió todos los partidos políticos a excepción del Nacionalsocialista. Se limitó la libertad de prensa y opinión y se controló la economía. Creó una policía secreta,  GESTAPO, que ayudó en la represión.

Motivó la industria armamentística lo cual mejoró el desempleo. Generó una política internacional exitosa que entusiasmó al pueblo alemán, logrando controlarlo a su antojo, gracias a ello, pudo seguir expandiendo sus ideas de superioridad racial alemana y potenciar su proyecto de dominio sobre Europa.

Hitler no sólo violó el Tratado de Versalles, reiniciando el rearme de Alemania sino que también con el envío de tropas a Renania en 1936. Ese año anexionó Austria y los Sudetes, y Checoslovaquia en 1938.

Hitler ayudó a las tropas de Francisco Franco en la Guerra Civil Española. Atacó el 1939 a Polonia, prometiéndole parte de sus territorios a la URSS mediante un trato. Debido a esta acción, los aliados le declararon la guerra.

Segunda Guerra Mundial

Hitler invadió Dinamarca y Noruega en 1940, y en poco tiempo derrotó a los ejércitos de los Países Bajos, Bélgica y Francia. Gran Bretaña safó de la derrota gracias a sus Fuerzas Aéreas Reales.

Conquistó la península balcánica y comenzó la invasión a la URSS en junio de 1941, llegando a Moscú pero sus tropas se vieron obligadas a retroceder. En ese periodo, EEUU intervino en el conflicto.

Se resistió a capitular a pesar de lo inminente de la derrota y los campos de concentración funcionaron hasta la derrota definitiva. Tras la invasión de Alemania, se suicidó en su búnker de Berlín el 30 de abril de 1945 junto a su compañera Eva Braun.