La anorexia y la bulimia

Te invitamos a conocer, la Anorexia y la bulimia; dos patologías relacionadas con los hábitos alimenticios; con la autoestima y con las emociones de quienes las padecen, pudiendo causarles la muerte.


¿Qué es la anorexia y la bulimia?

La anorexia y la bulimia son dos peligrosos trastornos alimenticios, que surgen cuando una persona no se siente cómoda con su apariencia física, específicamente, con su peso. Por este motivo, intenta disminuirlo, no quedando nunca satisfecha con los resultados. Estas, son dos patologías que tienen un origen psicológico, pero que luego, derivan en varios problemas físicos, pudiendo causar la muerte. Son padecimientos, a menudo muy silenciosos, ya que la familia, sólo logra descubrirlas, cuando ya está muy avanzada la enfermedad. Ambas, son crónicas, ya que, a pesar de que un paciente logre superar esta dificultad, siempre está predisuesta a volver a adquirirlas. Se requiere de mucha ayuda profesional, a través de un equipo multidisciplinario, y de una fuerte red de apoyo, que incluya a la familia y amigos del paciente, para superarlo. Esta patología surge con mayor fuerza, en la población femenina y adolescente, dado que los estándares de belleza que se les exige, tienen rasgos de delgadez extrema.

La anorexia consiste en dejar de comer de forma progresiva, a fin de lograr la ansiada disminución de peso y, en el caso de la bulimia; la persona tiene momentos de ansiedad en los que come con descontrol, para luego, debido a la culpa y al deseo de no engordar; vomita. Las personas que tienen, tanto anorexia como bulimia, pueden llegar a estas conductas:

  • Uso de laxantes.
  • consumo de diuréticos.
  • Exceso de ejercicio físico.

¿Cuáles son las causas de la anorexia y de la bulimia?

Las causas de la anorexia y de la bulimia son las siguientes:

  • No existe una causa conocida, pero se le atribuye a situaciones contextuales y culturales. Sociales, si, por ejemplo, una persona con sobrepeso, es molestada por sus pares, llevándola a la depresión y a la angustia. Cultural, si, por ejemplo, una persona con sobrepeso, observa cómo el modelo de belleza que se le impone, es uno de total delgadez; sintiendo que no logra encajar en dicho estereotipo.
  • La muerte de un ser querido, la separación de los padres, descenso en las calificaciones escolares y sucesos traumáticos de diversa índole: La anorexia y la bulimia en estos casos, se produce como una respuesta al dolor, a la depresión y al sentimiento de culpa, que originan las situaciones descritas.

¿Cuáles son los síntomas de estas patologías?

Entre los síntomas que provocan estas enfermedades, tenemos las siguientes:

  • Pérdida excesiva y abrupta de peso.
  • Comentarios acerca de sentirse fea y gorda, a pesar de no estarlo.
  • Preocuparse de forma desmedida por las calorías y la composición de los alimentos.
  • Separar la comida del plato y comerse, sólo, una cantidad mínima.
  • Tener problemas dentales de forma abrupta, debido a los ácidos que se expulsan, al vomitar de modo frecuente.
  • Comer en grandes cantidades y luego, sentirse culpable.
  • Botar la comida.
  • Irritabilidad.
  • Obsesión por los estudios y el deporte.

Enfermedades asociadas a la anorexia y la bulimia

Tratamiento

  • El tratamiento adecuado para tratar estos trastornos alimentarios, comienza por poseer un equipo multidisciplinario que considere a los siguientes profesionales: psicólogo, psiquiatra, nutriólogo y, médicos especialistas en las enfermedades apuntadas en la lista anterior.
  • En primer lugar, deben tratarse las enfermedades asociadas a la anorexia y a la bulimia, a fin de evitar, el desgaste general del cuerpo.
  • Luego, es necesario evaluar qué tan avanzado está este trastorno y, tomar medidas para la recuperación del peso.
  • A la par de la medida anterior, un psiquiatra, debe realizar la medicación necesaria, para lograr que el paciente, pueda tomar de forma óptima las nuevas normas alimentarias.
  • Un psicólogo será el encargado de mantener una relación cercana, frecuente y directa con el paciente, a fin de fortalecer su autoestima, darle fuerza para continuar el tratamiento y enriquecer su red de apoyo, para lograr la mejoría.
  • Cuando la enfermedad se encuentra muy avanzada, es necesario internar al paciente en una institución en la que se le preste el apoyo y supervisión necesaria para superar esta dificultad.