Partes y procesos del sistema digestivo

Conoce la anatomía y los procesos digestivos mediante los cuales se obtienen los nutrientes necesarios para sustentar el funcionamiento energético de un organismo.


De acuerdo a la teoría celular, todas las transformaciones químicas mediante las que se obtiene la energía necesaria para llevar a cabo procesos como la reproducción, crecimiento y sobrevivencia ocurren al interior de las células. La membrana plasmática de cada célula juega un rol mediador y regulador en esta actividad. Sin embargo, desde un punto de vista macroscópico, la organización de un conjunto de células en tejidos, y a su vez en órganos con funciones específicas que definen sistemas de órganos, ha permitido aumentar la eficiencia de los procesos mediante los cuales se obtiene y gestiona la energía en diversas formas de vida. Uno de estos sistemas es el digestivo, el cual, a través del conjunto de órganos y estructuras que lo conforman procesan e intervienen directamente en la transformación de los alimentos en nutrientes a partir de los cuales las células obtienen la energía que sustenta al organismo completo.

Anatomía digestiva

El sistema digestivo se estructura en 2 partes: el tubo digestivo, el cual es un tubo continuo que comienza en la boca y termina en el ano, y una serie de órganos glandulares anexos que vierten sus secreciones al tubo digestivo, interfiriendo en la digestión de los alimentos de diversas maneras. De manera general el proceso digestivo ocurre en cada estructura de la siguiente manera:

  • Boca: cavidad donde comienza el proceso digestivo, en ella ocurren los procesos de digestión e ingestión. La digestión en este nivel posee una fase mecánica y una fase química; la fase mecánica está mediada por los dientes que cortan, trituran y muelen los alimentos, y la lengua, que junto a la saliva liberada desde las glándulas salivales dan forma al bolo alimenticio, el cual será tragado hacia el esófago. La fase química está mediada 2 enzimas que se encargan de liberar desde los alimentos ingeridos carbohidratos (amilasa salival) y lípidos (lipasa salival).
  • Glándulas salivales: estructuras anexas a la cavidad bucal, son fundamentalmente 3 (parótidas, submandibular, sublinguales) y se encargan de formar la saliva, líquido cuya composición fundamental es agua y sustancias carbonatadas (pH neutro), la cual brinda un medio óptimo para que las enzimas lipasa salival y amilasa salival puedan realizar su trabajo. Estas enzimas también son formadas y liberadas por las glándulas salivales.
  • Esófago: tubo que conecta la boca con el estómago, en él no se producen procesos digestivos, sino que solamente de transporte del bolo al interior del sistema. Este transporte ocurre gracias al movimiento peristáltico, el cual existe a lo largo de todo el tubo digestivo.
  • Estómago: ensanchamiento del tubo digestivo, donde el bolo alimenticio ingresa y son liberados desde él proteínas, gracias a la acción de la enzima pepsina. En el estómago además se produce jugo gástrico, rico en ácido clorhídrico (pH ácido), el cual permite a la enzima su trabajo de manera óptima. El estómago es una estructura que permanece normalmente cerrada gracias a la acción de dos esfínteres, el superior, cardias, y el inferior píloro. Al término de la digestión en el estómago, el píloro se abre y el bolo alimenticio, transformado ahora en quimo sigue su paso hacia el intestino.
  • Intestino delgado: continuación del tubo digestivo, en esta porción se lleva a cabo gran parte del proceso digestivo, a partir del cual se liberan desde el quimo aminoácidos, ácidos grasos y monosacáridos, los cuales son absorbidos hacia el sistema circulatorio gracias a pequeñas adaptaciones del mismo tubo llamadas microvellosidades intestinales. La digestión de nutrientes en este nivel está mediada por las enzimas amilasa pancreática (carbohidratos), tripsina y quimotripsina (proteínas) y lipasa pancreática (lípidos).
  • Páncreas: órgano glandular el cual vierte sus secreciones al intestino delgado. Se encarga de liberar el jugo pancreático, el cual contiene fundamentalmente las enzimas digestivas ya mencionadas.
  • Hígado: órgano glandular el cual vierte sus secreciones al intestino delgado. Se encarga de producir la bilis, la cual se almacena en una pequeña estructura en forma de saquito llamada vesícula biliar. La bilis permite la acción de la lipasa pancreática.
  • Colon: antes llamado intestino grueso, en el colon se produce la absorción de agua hacia la sangre, en este nivel no hay digestión ni absorción de nutrientes. Producto de la absorción de agua se forman las heces fecales, las cuales son liberadas finalmente por el ano, abertura final del tubo digestivo.

Procesos digestivos

A lo largo del sistema digestivo de los organismos considerados como animales superiores (peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos) ocurren principalmente 4 procesos fisiológicos mediante los cuales ocurre la obtención de energía, estos son:

  • Ingestión: proceso mediante el cual ingresan los alimentos al sistema digestivo. Esto ocurre a través de la boca, y es en este lugar donde comienzan los primeros cambios físicos y químicos que operan sobre los alimentos.
  • Digestión: proceso mediante el cual los alimentos, que ya han sido ingresados al sistema digestivo, comienzan su degradación hacia moléculas más simples. Este proceso ocurre a lo largo de todo el sistema digestivo, fundamentalmente en la boca, estómago e intestino delgado.
  • Absorción: proceso mediante el cual las partículas simples que han sido liberadas de los alimentos, los nutrientes, son ingresados al sistema circulatorio del organismo, siendo transportados a todo el cuerpo de éste.
  • Egestión: proceso mediante el cual es eliminada del sistema digestivo a través del ano la materia que ha resultado como desecho de la digestión y de la cual no se puede obtener ni energía ni nutrientes.