Transporte de nutrientes: Sistema circulatorio

Descubre la constitución de la sangre, cómo funciona el corazón, cómo están compuestos los vasos sanguíneos y cómo se transportan los nutrientes en el organismo.


Una red de vasos sanguíneos a través de la cual se moviliza la sangre forma el sistema circulatorio. Al igual que calles y avenidas de una ciudad, la sangre se moviliza a través de estas rutas, transportándola a todos los rincones del cuerpo. Oxígeno, desechos del metabolismo y nutrientes absorbidos en el intestino son conducidos a través de la sangre, conectando distintos sistemas gracias a un proceso de circulación constante sostenido por una bomba muscular llamada corazón. Los distintos tipos de vasos sanguíneos existentes en el sistema circulatorio han servido como adaptaciones a las necesidades metabólicas de los organismos: grandes vasos que aguantan fuertes presiones y velocidades de flujo, (arterias); vasos con válvulas que permiten el ascenso de la sangre contra la gravedad en organismos de gran tamaño o bípedos (venas); y vasos de tamaño microscópico, formados por solo 1 capa de células que les permite llegar hasta los rincones más recónditos del cuerpo (capilares).

Constitución de la sangre.

La sangre está formada por 2 fases: una sólida constituida por células de diversas funciones, y una líquida, formada por plasma, constituido casi en su totalidad por agua, y por sustancias disueltas en ella (proteínas, hormonas, vitaminas, etcétera). Las células que constituyen la fase sólida de la sangre se originan en la médula ósea de los huesos largos y planos, y son:

  • Glóbulos rojos (eritrocitos): en su estado maduro pierden el núcleo celular, quedando facultadas para asociarse con diversos gases que circulan por la sangre. Responsables de movilizar tanto el oxígeno como el CO2 en los organismos. En su interior se encuentra una proteína rica en hierro llamada hemoglobina, la cual se asocia con estos gases de manera reversible.
  • Glóbulos blancos (leucocitos): se encargan fundamentalmente de la defensa del organismo frente a infecciones patógenas. Existen subtipos de leucocitos, siendo los más significativos los linfocitos, los que se forman en el timo y bazo, órganos relacionados al sistema inmune.
  • Plaquetas (trombocitos): no son células, ya que son los restos de la gran célula que les dio origen (megacariocito). Participan en la coagulación de las heridas y traumas que pueden presentarse en el sistema circulatorio, mediando respuestas de reparación.

El corazón

El responsable de la circulación sanguínea es la bomba muscular llamada corazón. Este órgano, ubicado en el centro del tórax (mediastino), ligeramente inclinado hacia la izquierda del cuerpo respecto al plano medio, posee conexión al sistema nervioso central, el cual gobierna su latido constante, pero a pesar de eso el corazón está dotado de células nerviosas que gozan de autonomía, por lo que en caso de fallo del sistema nervioso central, este seguirá latiendo. Este fenómeno es el automatismo cardíaco. El corazón está formado por 3 capas, la más externa, de función protectora, es el pericardio, seguida por el miocardio, capa intermedia responsable de la contracción del corazón, y terminando con el endocardio, capa que forma 4 cámaras internas con capacidad de llenarse de sangre y así esta puede ser bombeada a todo el organismo a través de vasos sanguíneos que llegan y salen del corazón. El recorrido por estos vasos y cámaras es:

  1. La sangre, rica en oxígeno y nutrientes, sale del corazón a través de la arteria aorta, la cual comunica la cámara llamada ventrículo izquierdo. Cuando éste se llena de sangre, la gran presión provoca la apertura de la válvula aórtica, saliendo la sangre a todo el cuerpo a gran velocidad y presión.
  2. La sangre, pobre en oxígeno y nutrientes, retorna al corazón a través de las venas cava superior e inferior, entrando a este por la cámara llamada aurícula derecha. Cuando la aurícula derecha se llena de sangre, la presión provoca la apertura de la válvula tricúspide, y la movilización de la sangre al ventrículo derecho.
  3. El ventrículo derecho, la cámara de menor tamaño del corazón, al llenarse rápidamente de sangre provoca la apertura de la válvula pulmonar y la salida de la sangre por la arteria pulmonar hacia los pulmones, donde la sangre se cargará de oxígeno.
  4. La sangre retorna al corazón a una velocidad y presión menor, cargada de oxígeno, a través de las venas pulmonares, ingresando al corazón por la aurícula izquierda. La presión del llenado de esta cámara provoca la apertura de la válvula mitral y el ingreso de la sangre al ventrículo izquierdo, repitiendo el ciclo.

Vasos sanguíneos

Las características generales de los vasos sanguíneos están determinadas por la presión de sangre que corre por ellos, de modo que:

  • Las arterias son vasos resistentes y flexibles, adaptados para soportar grandes presiones sanguíneas. Son muy elásticas, y por lo general llevan sangre rica en oxígeno, en los esquemas anatómicos se pintan de rojo.
  • Las venas son vasos menos resistentes, adaptados para presiones bajas y que en su interior poseen válvulas que impiden el retorno de la sangre en condiciones contra gravedad (por ejemplo, en las piernas de un humano que está de pie). Todas las venas llevan por lo general sangre pobre en oxígeno, y en los esquemas anatómicos se pintan de azul.
  • Los capilares son vasos muy frágiles y pequeños, formados a veces por 1 sola capa celular que están adaptados a cubrir los rincones más recónditos de los organismos, haciendo llegar a ellos nutrientes y oxígeno, y retirando de los mismos CO2 y otros desechos metabólicos.