El gobierno de Frei y la Democracia Cristiana

Tras la impopularidad en que terminó el gobierno de Alessandri, las elecciones presidenciales de 1964 vieron triunfar al candidato de la Democracia Cristiana.


Eduardo Frei Montalva, quién llego al poder con un programa de gobierno que proponía un desarrollo integral del país que concitaba el apoyo de la Iglesia, de una gran segmento de la juventud organizada bajo el alero de esta última institución y que contó, además, con un gran respaldo económico del gobierno norteamericano que llegó a invertir más de 800 millones de dólares durante el periodo que gobernó Frei Montalva. Por otro lado, en las elecciones parlamentarias de 1965, la Democracia Cristiana logró desplazar a los radicales como la principal fuerza política del país al obtener el 44% de los sufragios.

Estos factores posibilitaron a Frei Montalva poner en práctica un proyecto político que tenía como objetivos estratégicos lograr la chilenización del cobre, la promoción popular y la reforma educacional.