Las Grandes Civilizaciones Americanas

Print Friendly

A lo largo de América sólo tres sociedades alcanzaron un nivel de desarrollo cultural suficiente para ser consideradas como civilizaciones. En particular hacemos mención a los pueblos aztecas, incas y mayas; de estos, los dos primeros, alcanzaron el nivel posclásico puesto que conformaron enormes imperios territoriales controlados por una autoridad central. Los mayas, por el contrario, se organizaron en ciudades-estado autónomas unas de otras.

Los Aztecas

La civilización azteca se ubicó en el actual territorio de México y desde ese lugar dominaron a varios pueblos con los que compartían territorio. La religión azteca, según plantean los antropólogos, es la principal causa del expansionismo ya que la mitología narra que su divinidad más importante, el dios Huitzilopochtli, les encomendó como misión civilizar a sus pueblos vecinos.

La capital de los aztecas era Tenochtitlán, la que se hallaba en medio del lago Texcoco, donde lograron desarrollar un complejo sistema de cultivo en chinampas: balsas sobre las que se depositaban tierras fértiles y se plantaban semillas, especialmente de maíz; alrededor y sobre ellas se levantaron calzadas y puentes, y también se construyeron acueductos, además de edificaciones de carácter religioso y político. Los aztecas alcanzaron un alto nivel de desarrollo científico, destacándose entre sus creaciones el calendario solar de 365 días. Aparte de su aspecto expansionista, la religión azteca era politeísta y entre sus rituales se practicaban sacrificios humanos en honor de las divinidades solares.

Los Mayas

La civilización maya se desarrolló en loa actuales estados mexicanos de Yucatán, Campeche, Tabasco y Chiapas, además de Guatemala, Belice y Honduras. La base de la economía maya era la agricultura, lo que permitió un alto grado de desarrollo de la cerámica y los textiles, además de generar una avanzada ciencia astronómica y matemática.

Las ciudades mayas se estructuraban en torno a un centro ceremonial en el que vivían los sacerdotes, las principales autoridades de la sociedad maya; en las inmediaciones de los centros ceremoniales se ubicaban las aldeas de los campesinos, desde donde concurrían a adorar a sus divinidades. La religión maya también practicaba sacrificios humanos a sus cultos originados en los fenómenos naturales. Otro aspecto destacado de los maya es su sistema de escritura, al igual que su compleja arquitectura.

A diferencia de los aztecas e incas, los mayas fueron una unidad política y territorial, y de hecho, desaparecieron antes de la llegada de los españoles probablemente a causa de una severa crisis agrícola que dificultó enormemente la subsistencia de la población.

Los Incas

La civilización inca se desarrolló en los actuales territorios de Perú, Bolivia, Ecuador, Chile y Argentina. La principal actividad económica de los incas era la agricultura y su producto más cultivado, el maíz. Al igual que los mayas tuvieron una desarrollada cerámica y textilería.

La base de la sociedad inca era el ayllu o colectividad, la que era una organización que trabajaba la tierra común en forma de tributo y que era comandada por un curaca o jefe. La capital de los incas estaba ubicada en el Cuzco y desde allí controlaron a una gran cantidad de pueblos que sometieron bajo su dominio, y que se comunicaban entre sí por una red de caminos.