Magallanes, Fuerte Bulnes y Punta Arenas

Magallanes es la tierra austral de América que desde el siglo XVI España quizo colonizar. Su fracaso fue tomado como un desafío por los primeros gobiernos del Chile independiente.


En 1842 la última palabra pronunciada por Bernardo O’Higgins fue “Magallanes”. Coincidente o no, el Presidente Manuel Bulnes estaba esforzándose en una plena ocupación del territorio chileno. El extremo sur tenía una imagen de inhabitable, pero los expertos decían que eso era incorrecto pues los habitantes indígenas vivían allí sin problemas. Con todas las dudas del caso y el apoyo de los intelectuales del gobierno, incluido el argentino Domingo Sarmiento, el Presidente decide tomar posesión de Magallanes.

La goleta Ancud.

En 1843 se le ordenó al capitán Juan Guillermos (que en realidad se llamaba John Williams) que organizará en Chiloé una expedición para instalar a vivir en forma permanente a familias en el borde del Estrecho de Magallanes. Se construyó una goleta, de nombre “Ancud”, que tenía 15,8 metros de largo y 3,8 de ancho. Salió de la isla de Chiloé el 22 de mayo de 1843, con 23 tripulantes,  incluidas dos mujeres esposas de dos de los tripulantes,  el naturalista Bernardo Philppi y un niño, el hijo del capitán. Llevaban animales vivos para reproducirlos en Magallanes, dos chivos, tres perros, dos cerdos y varias gallinas. El lugar escogido era cercano a “Puerto del Hambre“, que había sido un fracaso de colonización de parte de España en el año de 1584 con el nombre Ciudad Rey Felipe. Los 300 expedicionarios españoles se murieron literalmente de hambre, olvidándose España para siempre de hacer una muy austral conquista.

Fuerte Bulnes.

Se inició el 21 de septiembre de 1843 la construcción del Fuerte Bulnes, en una colina junto al estrecho, en la península de Brunswick. Al día siguiente llegó una expedición francesa en el vapor Phaeton, los cuales como era costumbre izaron la bandera francesa pues ese territorio se consideraba neutral. El Capitán Guillermos les hizo presente que ese era territorio era chileno. Sin hacer mayores problemas los franceses continuaron su viaje. Nunca existió en ellos la intención de tomar posesión de Magallanes. La construcción del Fuerte se consideraba necesario dado que no había seguridad respecto de los indígenas del lugar: los tehuelches, y era posible que naves piratas pasaran por el lugar. Algunos marineros intentaron hacer intercambios de productos con los indígenas, quizás para finalmente conseguir mujeres, pero el capitán Guillermos lo prohibió. La convivencia con los indígenas fue de todos modos muy tranquila.

El fuerte estaba expuesto a los vientos australes, impidiendo una vida normal. Las penurias por las cuales pasaban los colonos hizo pensar que el desastre del siglo XVI se repetiría. Pero se tomó una decisión drástica: hacer estallar el polvorín, y con el consecuente incendio obligar a instalarse en otra posición. Ese otro lugar era conocido como Sandy Point, que traducido al castellano significa Punta Arenas. La ubicación era junto al mar, mucho más protegido del viento que el Fuerte Bulnes. Así el coronel José Mardones funda el 18 de diciembre de 1848 la ciudad de Punta Arenas, sin pedirle permiso a las autoridades del gobierno central, que encabezaba el Presidente Manuel Bulnes.

Punta Arenas.

La ciudad de Punta Arenas pasó por varias etapas. Durante el siglo XIX fue refugio de balleneros, cazadores de lobos marinos y marinos mercantes. Un lugar poco grato para vivir. El gobierno de Chile decidió convertirla en colonia penal, para llevar a ese lugar a los más peligrosos delincuentes. En 1851 se produce un motín de los presos, que significó practicamente la destrucción de la ciudad, incluyendo el incendio de la Iglesia y el asesinato del gobernador Muñoz Gamero. En 1877 el gobernador Diego Dublé Almeyda envía una expedición a las Islas Falkland, donde compra 300 ovejas que darían inicio al próspero negocio de la lana. Hacia el año 1900 la ganadería ovina ha dado un impulso a la ciudad. Las estancias ovejeras traen nuevos recursos. Se comienza la explotación del carbón, y Punta Arenas pasó a ser la ciudad más desarrollada de Chile. Durante el siglo XX el descubrimiento de petróleo en la cercana Isla de Tierra del Fuego aseguró el bienestar de la ciudad por varias décadas.