Creación de Televisión Nacional de Chile

El gobierno de Eduardo Frei Montalva impulsó el desarrollo de la televisión en Chile, creando una empresa estatal de televisión, que llegaría a todo el país.


A principios de 1968 la televisíón en Chile se limitaba a dos canales en Santiago y uno en Valparaíso. Todos eran administrados por universidades, y no tenían la capacidad de expandirse. Ya en 1962 se había discutido el problema, señalando que además era necesaria la creación de una fábrica estatal de televisores, único camino, según se pensaba entonces, para que los receptores bajaran de precio.

En un inicio la administración del proyecto “televisión para todo Chile” estuvo en el Ministerio de Educación, con funcionarios varios de ellos extranjeros. Planteaban el crear en Chile un gran centro de televisión educativa para Latinoamérica. Se hablaba incluso de producir en base a fundamentos pedagógicos validados internacionalmente. Sin embargo, las decisiones finales de cómo sería esta televisión las tomaron destacados políticos de la democracia cristiana, tales como Juan Hamilton y Alberto Jerez.

Ideas del proyecto

En el gobierno de Alessandri había sido creada la empresa Entel, la cual era la troncal de comunicaciones, para el transporte de informaciones privadas y públicas vía microondas. El sistema era de muy buen nivel, e incluso pronto se integró a las comunicaciones vía satélite con la antena parabólica de Longovilo. Teniendo esa red, la creación de una cadena de televisión era posible. Para evitar el problema legal de echarlo andar, que tardaría mucho tiempo, el gobierno decidió implementarlo, experimentar transmisiones, y recién legalizarlo.

Las primeras señales de televisión en Chile

En el gobierno de Eduardo Frei Montalva se decide crear el año 1964 una empresa CORFO, es decir con capitales estatales, que fue llamada Televisión Nacional de Chile Limitada. Inició en ese año la larga preparación de una red nacional de televisión. En un inicio se usaron equipos que habían sido importados por la Junta de Adelanto de Arica, que por tener ese puerto franquicias tributarias los electrónicos eran más baratos. Con el uso de la red de microondas de Entel se logró en 1968 la soñada red nacional.

A través de la señal de tres estaciones autónomas, en Arica, Antofagasta y Punta Arenas, se iniciaron las transmisiones de Televisión Nacional el 1 de febrero de 1969. Varios meses después se inaugura la cadena de canales desde Valparaíso a Temuco, que con una señal producida en Santiago comenzó a cubrir todo el país. La fecha de inauguración fue simbólica: el 18 de septiembre de 1969. En menos de un años la cobertura llegó hasta Chiloé. La cadena de canales emitía 12 horas de programación en 1970. Sus transmisiones pronto serían enfocadas al debate político, muy fuerte, que había en esa época. La red de canales fue utilizada para manipular a la opinión pública en vistas de la elección presidencial de 1970. Se intentó favorecer al candidato de continuidad, el democratacristiano Radomiro Tomic. Por ejemplo se mostró a unas pocas personas en la manifestación final del derechista Jorge Alessandri, captadas cuando recién la gente venía llegando, y no todas las que había al momento del discurso central.

La ley de reconocimiento de Televisión Nacional fue la N° 17377, en que se estableció el objetivo de ella, esto es “integrar, informar, entretener y dar cultura a la familia chilena”. Para lograr la suficiente cantidad de horas de programación se tenía como idea original el transmitir por la red estatal los programas culturales de los canales universitarios. Esto se hizo pocas veces, pues pronto la competencia entre canales se hizo muy fuerte, y fue imposible el compartir material.

Televisión Cultural o comercial

Para lograr un apoyo publicitario, en definitiva la forma de financiamiento de los canales de televisión, se utilizó el argumento de ser un monopolio en la mayor parte del país, logrando así buenos clientes que le permitieron contratar exitosas series de origen estadounidense. Las posturas dentro de Televisión Nacional entre ser un canal cultural o bien ser uno comercial, serían decididas en definitiva por la sintonía de la gente y esta apostó más a una televisión de entretenimiento.