Alfonso X, el sabio.

En el siglo XIII el rey Alfonso X, el Sabio; logró un orden legal y económico para Castilla y León. La importancia dada al idioma castellano y a la ciencia, influirán en toda la sociedad cristiana occidental.


Alfonso X, que sería conocido como “el Sabio”, nació en Toledo el 23 de noviembre de 1221. A los 31 años de edad se convirtió en rey de Castilla y León, al suceder a su padre Fernando III. Estaba muy bien preparado para su cargo. Había recibido una educación integral, tal como era costumbre para los príncipes de la época. Debió saber tanto de poesía como de astronomía. Tenía experiencia en misiones importantes, en 1243 había participado en el control del reino de Murcia, acordando con los árabes la mitad de las rentas públicas, en lo que se conoció como el pacto de Alcaraz. En 1247 participó en la “reconquista” de Sevilla.

Sus primeros años como monarca

Ya convertido en rey en 1252 reanudó la lucha contra los musulmanes, pues estos no cumplieron con el tratado de Alcaraz. Alfonso X pidió ayuda a Aragón, donde su rey Jaime I recuperó para el control cristiano a Murcia. Los vínculos entre Aragón y Castilla se fortalecerían aún más con el matrimonio en 1249, de Alfonso X con una hija del rey de Aragón de nombre Violante.

Trono del Sacro Imperio Romano Germano

Alfonso pretendía el trono del Sacro Imperio Romano Germano, pues su madre Beatriz de Suavia era nieta del Emperador Federico II de Alemania; por lo tanto era un Staufen, la familia que tenía el poder en el Sacro Imperio. Había un rival al trono, el inglés Ricardo de Cornualles; pero sus verdaderos impedimentos para ser Emperador estaban en la misma Castilla, donde los nobles no lo consideraban apto para tan alto cargo.  La disputa fue resuelta en 1272 nombrando emperador a un tercero, Rodolfo de Habsburgo.

Comercio y ganadería durante el reinado de Alfonso X

Alfonso X autorizó las ferias en villas y ciudades. De esta manera el comercio se convirtió en una actividad más fácil de realizar. Los ingresos del reino aumentaron a través de un sistema aduanero y de tributación fiscal. También se ordenó la actividad ganadera de la tranhumancia con el Honrado Concejo de la Mesta; con el cual se les dieron derechos a los ganaderos tales como no cumplir con servicio militar, y se establecieron los lugares precisos por donde sus animales podían transitar y pastar.

Ordenamiento Legal de Alfonso X

El ordenamiento legal fue una intensa tarea de Alfonso X. La base fue el Derecho Romano, que fue conocido a través de los estudiantes que volvían de la Universidad de Bolonia. Las principales obras legales son:

  • Fuero Real: se estableció que solo el rey podía legislar, sin deliberación de otros. Se eliminan los derechos establecidos localmente, y se establecen las normas procesales criminales para la aplicación de las leyes.
  • Espéculo: un intento de establecer un solo marco legal para ser aplicado por los jueces.
  • Código de las Siete Partidas: es un extenso escrito que acumula todas las miradas respecto del derecho, entre ellos el constitucional, civil, mercantil, penal  y procesal. Sus siete partes mencionan en total 2683 leyes. No  solo está el texto legal, si no que se acompaña de ejemplos y fundamentos históricos, filosóficos y religiosos.

Cultura

En lo cultural intentó crear un conocimiento universal, con la Escuela de Traductores de Toledo, en que textos cristianos, judíos y musulmanes son recuperados y compartidos. El conocimiento científico encontrado en los textos antiguos fue enorme. En cuanto al lenguaje se hace por primera vez ordenamiento ortográfico del idioma castellano, empezando a dejarse de lado el idioma latín.

Alfonso X tenía un gran interés literario, que lo llevó a escribir los ensayos “Estoria de España”, “Grande e General Estoria”, una gran cantidad de poesías conocidas como “Cántigas”, escritos en idioma galaicoportugues. Nunca olvidando lo importante de los momentos lúdicos escribió “Axedrez, dados e tablas”.

Últimos años de Alfonso X

Antes de fallecer Alfonso X enfrenta una serie de dificultades. Muere su hijo mayor y heredero al trono, iniciándose las disputas por el reino entre sus nietos e hijos menores. Los aristócratas se sublevan reclamándole mayores ingresos, y marchando hacia Granada, es decir abandonando Castilla.

El 4 de abril de 1284 Alfonso X muere en Sevilla.