Guerra de Sucesión

A principios del siglo XVIII  en España ocurre la Guerra de Sucesión, en que a consecuencia de no tener Carlos II descendencia se produce un enfrentamiento entre Borbones y Austracistas.


El rey Carlos II de España no tenía herederos para el trono. Antes de morir percibió que por tal motivo España sería de sumo interés para varias potencias. Carlos II nombró por testamento como su sucesor a Felipe duque de Anjou. Al morir Carlos II , con el nombre de Felipe V, asumió el trono de España en 1700. Pero Austria consideraba como legítimo sucesor al Archiduque Carlos, lo cual provocó un enfrentamiento con el rey de Francia Luis XIV, que era abuelo de Felipe. Luis XIV tenía dudas de actuar, pues sabía que su apoyo podía significar una guerra. No obstante, reconoció a Felipe V como rey de España.

Dos candidatos al trono

La Guerra de Sucesión española se personaliza entre el Archiduque Carlos de la casa de los Habsburgo, normalmente llamados los Austria; y Felipe duque de Anjou de la casa de los Borbón. El fuerte apoyo extranjero que reciben ellos hace de esta guerra no solo un conflicto interno español, si no que un enfrentamiento internacional. En efecto, Carlos era apoyado por Inglaterra, Austria, Holanda, Portugal y una parte de España. Por su parte Felipe era apoyado por el resto de España y por Francia. Era especialmente de temer para varias potencias europeas una alianza franco-española.

Felipe V no supo manejar diplomáticamente el conflicto. Ya instalado en Madrid creó el Consejo de Despacho, entre cuyos miembros estaba el embajador francés, Jean Orry. Esta imposición de Luis XIV de Francia daba a entender que España era dependencia francesa. Orry no solo asesoraba, intervino en las finanzas, e incluso le organizó un matrimonio a Felipe V con la princesa María Luisa de Saboya. Esta asesoría desarrolló una casi inmediata respuesta: se forma una coalisión en su contra integrada por el Sacro Imperio, Inglaterra, Holanda, Dinamarca, Prusia y varios principados alemanes. Esta Gran Alianza se formaliza el 7 de septiembre de 1701, en el Tratado de La Haya. En 1703 se unieron a la alianza Portugal y Saboya.

Estalla la Guerra

En 1702 la guerra estalla en la frontera de Francia, la cual por encontrarse bien preparada para una guerra terrestre pudo atacar sin dificultad a todos sus enemigos. La muerte del emperador austriaco Leopoldo no cambió las cosas, pues su heredero José I mantuvo la guerra.

Al interior de España la Corona de Aragón es partidiaria del Archiduque Carlos, mientras que la Corona de Castilla estaba a favor de Felipe V.  A través de la costa atacó Inglaterra, mientras que Portugal avanza tras la frontera terrestre. Cataluña se convierte en escenario de la guerra.

En 1710 el ejército de Felipe V recupera posiciones, quedando solo Barcelona combatiendo en su contra. Pagaría caro su resistencia, pues tras un sitio de un año y medio, se destruyó una parte de la ciudad, y sufriendo una fuerte represión.

En el frente de guerra francés se producirían cambios a su favor. En Austria fallecía el emperador José I sin dejar sucesores directos. Le correspondía el trono entonces al Archiduque Carlos. Esto significaba que de triunfar la alianza en contra de Felipe V, el nuevo emperador Carlos VI tendría ambas coronas: Austria y España, provocando un desequilibrio en el orden europeo. Inglaterra tomó entonces la postura de terminar la guerra, que además le estaba provocando problemas por el alto gasto económico y la consecuente alza de impuestos a su gente.

En 1711 Inglaterra firma la paz con Francia, reconociendo a Felipe V como rey de España.

Tratado de Utrecht

En 1713 en Utrecht se firman los acuerdos de paz, que aceptados por Austria en 1714, ponen final a la guerra. En los acuerdos de Utrecht se estableció que el rey de España renunciaba a cualquier derecho sobre el trono de Francia; Holanda, Nápoles y Cerdeña pasaban a Austria; Sicilia a Saboya, y Gibraltar a Inglaterra. Además, los ingleses obtenían un derecho restringido a comerciar con las colonias españolas en América y realizar la venta de esclavos.