José Bonaparte

José “pepe botella” Bonaparte, el hermano mayor de Napoleón, gobernó en España a principios del siglo XIX. Su presencia estará marcada por la represión y la lucha en su contra.


El 7 de enero de 1768 nació en Córcega Guiseppe Bounaparte, el tercer hijo de Carlo Bounaparte y de Maria Letizia Ramolino, que sería el primero en sobrevivir por más de un año. A la familia se integraría al año siguiente su famoso hermano Napoleón. La familia formaba parte de la nobleza, pues su padre estaba integrado a la Corte de Luis XIV, lo cual significaba largas temporadas lejos de casa. Estudió en Pisa, donde se tituló de abogado. Con poco más de 20 años de edad lo sorprende la revolución francesa, y las guerras subsecuentes que debió enfrentar el Estado francés contra los países vecinos que intentaban una restauración de la monarquía.

Colaborador de Napoléon

A medida que su hermano Napoleón fue ascendiendo en la política francesa, también Guiseppe, o José, lograba mejores cargos públicos. En el año 1796 acompañó a su hermano a Italia en una campaña militar. Se quedó en ese lugar sirviendo como diplomático en la Corte de Parma y después en Roma.

Leal representante de su hermano, para la época ya gobernante de Francia como Cónsul, actuó como enviado especial, firmando acuerdos internacionales con Estados Unidos, Austria, Gran Bretaña y el Vaticano. Es en esa época que Bounaparte se convierte en “Bonaparte”

Rey de España: Extraña abdicación

En 1808, con 40 años de edad, es nombrado por Napoleón como el nuevo rey de Nápoles. Francia se mantenía en guerra con gran parte de Europa, y para vencer a Portugal avanzó a través de territorio español. Entonces ocurre el motín de Aranjuez, en que el príncipe heredero Fernando se rebela contra su padre Carlos IV rey de España. Abdica el rey, pero Fernando  no logra reemplazarlo, pues las tropas francesas ya habían capturado Madrid. El ahora rey Fernando VII viajó Bayona, Francia, a reunirse con Napoléón, donde es hecho prisionero. El 2 de mayo de 1808 los madrileños se alzan en contra de los franceses, siendo duramente reprimidos. En el intertanto Fernando VII acepta entregar sus derechos reales a cambio de una compensación económica. Vuelve a asumir Carlos IV quien abdica el 5 de mayo de 1808 en favor de Napoleón. El emperador francés nombra entonces a su hermano mayor José como rey de España.

Reformas

Luego de imponerse a la fuerza en Madrid y otros lugares de España, José I inició un gobierno que tenía por objetivo hacer reformas liberales. Cada una de las medidas tomadas tenían de por sí una fuerte oposición de los españoles. Intentó convertir a Madrid en una ciudad al nivel de otras capitales europeas. Sin embargo, paralelamente, cientos de obras de artes eran saqueadas por las tropas napoleónicas.

Pepe Botella

Los españoles lo comenzaron a llamar Pepe Botella. No es cierto que José Bonaparte fuera un alcohólico, pero sí es verdad que eliminó los impuestos a los alcoholes y autorizó su venta a toda hora. Los madrileños lo llamaron rey plazuelas, por la gran cantidad de plazas que hizo, derribando para ello incluso iglesias.

La guerrilla en contra del rey José I fue exitosa, lo que evitó que impusiera su autoridad en toda España, debiendo coexistir con las Juntas, como la de Cádiz. Los recursos que lograba España generar se desviaban a Francia, para financiar la guerra que sostenía con prácticamente todo el resto de Europa. El desarrollo de la guerra lo obligó a abandonar Madrid  el 22 de julio de 1812, saliendo rumbo a Francia el 13 de junio de 1813.

El 11 de diciembre de 1813 Napoléon firma en Valencay el reconocimiento a Fernando VII como rey de España. Liberado, regresa un poco después a su país. La aventura de José como rey de España había terminado.

Exilio dorado

Tras la derrota de Napoleón en 1815, debió seguir huyendo. Se trasladó a Estados Unidos, donde vendió una serie de joyas robadas a la Corona Española. Vivió hasta 1841 en la actual Filadelfia, donde se relacionaba con gente de la política y arte estadounidense. Sus hijos y esposa se habían quedado en Europa, pero no le faltó compañía femenina mientras permaneció en Estados Unidos.

Al final de su vida pudo volver a Europa, pero no a Francia, viviendo entre 1841 y 1843, año de su muerte, en Florencia. Falleció a los 76 años de edad.