Menorca, una cultura megalítica.

La pequeña isla de Menorca, en el mar Mediterráneo, desarrolló hace 3500 años una importante cultura capaz de hacer grandes construcciones en piedra.


Menorca es una de las islas Baleares, que están en el mar Mediterráneo. En toda la isla se contabilizan 1600 sitios de interés arqueológicos de los inicios de la edad antigua, simultáneos a las civilizaciones de Egipto, Creta y Mesopotamia. Se trata de construcciones hechas de piedras de gran tamaño, lo que es dado en llamar “megalítica”. Su emplazamiento supone conocimientos de arquitectura y la capacidad de organización para llevarlas a la realidad. Lo más destacable es la cultura talayótica que existió hace 3500 años, y dentro de ella, como lo más original e identificable, las “taulas”.

Las Taulas

El desarrollo megalítico se inicia con las taulas, las cuales son construcciones funerarias, que consisten en dos piedras planas, una en vertical y sobre ella la otra en horizontal; formando una gran letra T.  Rodeando la estructura, hay en el suelo piedras que forman una herradura. Se usa el concepto “taula” que en idioma catalán significa “mesa”. Muchas veces junto a la taula principal hay otras de menor tamaño, formando así un conjunto fúnebre. La fantasía llevó a hablar en algunos tiempos de “mesas de los gigantes”. Una de las más grandes, la Taula de Torralba d’en Salord, mide su piedra vertical 430 centímetros, su ancho es de 245 centímetros en promedio, y su grueso es de 41 a 60 centímetros. La piedra horizontal, la cubierta de la mesa por así decirlo, tiene 370 por 112 centímetros de superficie, y su espesor es de 70 centímetros. Algunas especulaciones hablan de orientaciones hacia la estrella de Asirio, y ciertas similitudes con Stonehage en Inglaterra. Sin embargo, este tipo de construcciones es único, y para hacerlas se necesitó de la unidad de muchas personas, con una jerarquización de funciones.

Iniciada este tipo de construcciones en el 2000 a.C. se continuaron haciendo hasta que la isla de Menorca pasó a formar parte de Roma, en el año 123 a.C.

Cultura Talayótica

La isla de Menorca fue compartida por diversas culturas. Sin embargo, la que logró el mayor desarrollo fue la Talayótica. Su construcción más reconocible es la torre de diez metros de altura, con una base cónica. A su alrededor se instalaban los poblados. De acuerdo a algunos arqueólogos esta cultura es la consecuencia de la desintegración de grandes culturas mediterráneas como los Egeos. Sin embargo, excavaciones recientes asignan una mayor autonomía a esta cultura, desarrollando por caminos propios el uso del cobre y la forma de construir en piedra. Sin embargo, no estuvo alejada de las rutas de navegación, pues desarrollaron el bronce, el cual necesita de estaño, mineral que debía ser “importado”.

El desarrollo de las construcciones megalíticas tiene su explicación en la crisis económica que comenzaron a vivir en la isla hace unos 4000 años. Las técnicas de cultivo consistían en deforestar, plantar todos los años lo mismo, sin dejar descansar la tierra. El agotamiento de los suelos, sumado al aumento de la población, comenzaron a ser insostenibles para la pequeña isla. La ganadería logró seguir desarrollándose, pero esta necesita precisamente algo que escasea en la isla: espacio. La necesidad de dominar llevó a la construcción de murallas de piedras alrededor de las comarcas, y también a la construcción de torres. Al parecer fue la ostentación más que el uso práctico defensivo lo que llevó a hacerlas cada vez más grandes. De hecho los contactos entre poblados nunca se rompieron, lo que queda evidenciado por el intercambio sanguíneo entre ellas, siendo la costumbre que las mujeres se fueran a vivir al poblado de su marido. Los  poblados tenían pequeñas construcciones de base circular. También hacían uso de las cuevas, que compartían con los animales domésticos.

Ya hacia el año 1500 a.C. se observan las mejores construcciones de esta cultura, las habitaciones naviformes. Para ese tiempo ya se había acabado la economía familiar, en que todos eran iguales; para dar paso a una clara jerarquización, y al nacimiento de las clases sociales. Lo que vino después fue la decadencia y el ser absorvidos por otras culturas.