Segunda República Española

Entre los años 1931 y 1939 existió la Segunda República Española. Basándose en la Constitución de 1931 se sucedieron en el poder los sectores de derecha y de izquierda. Todo terminó con un horrible conflicto: la Guerra Civil.


En 1931 fue destituido el dictador Primo de Rivera, y un poco después el rey Alfonso XIII, que a pesar de haber organizado su destitución, se encontró sin apoyo político. Es reemplazado por un gobierno provisorio, que como gran mérito destaca haber hecho la Constitución Política de 1931.

El gobierno provisional estaba encabezado por Niceto Alcalá Zamora, integrado por republicanos, socialistas y nacionalistas. Se suponía que su presencia solo sería mientras las nuevas Cortes eran elegidas. Sin embargo ante la presión social debió iniciar una reforma agraria, una laboral, otra militar y una educacional. Y también se echó a andar la autonomía de Cataluña. El ambiente social era violento. Los anarquistas llamaban constantemente a huelgas, el sector conservador de la Iglesia, encabezado por el Cardenal Segura, se oponía tenazmente a los cambios. Las cosas parecieron tranquilizarse con las elecciones a las Cortes Constituyentes, en junio de 1931. La mayoría triunfadora republicano socialista puso sus ideas en la nueva Carta fundamental. Se declaró, en el texto constitucional, que España es una república democrática de los trabajadores de todas las clases. Las mujeres obtuvieron el derecho a voto, se institucionalizó el divorcio, se equipararon en derechos los hijos legítimos y los ilegítimos. Se expreso el derecho a la educación y que el estado es laico, acabándose el financiamiento estatal para la Iglesia Católica. La libertad de cultos quedó garantizada.

En algunos lugares estas nuevas normas complicaron la coexistencia entre católicos y no católicos, generándose peleas durante las procesiones, destrucción de templos, etc.

España: período 1931 – 1932

Encabezando Manuel Azaña una coalisión republicano-socialista inició las primeras reformas para modernizar el Estado.

Durante este período se caracterizó por un fuerte paro o desempleo, lo que no frenó para que se realizaran cambios estructurales. Los sindicatos fueron fortalecidos frente a la presión empresarial para disolverlos. Se inició un vasto programa de construcción de escuelas, se contrataron a 7 mil nuevos maestros, y se mejoraron sustancialmente sus salarios. La asignatura de religión pasó a ser opcional. En el ejército se obligó jurar lealtad al nuevo régimen o bien renunciar, pero con paga completa. Finalmente, se intentó continuar con la idea de la reforma agraria, iniciada por el gobierno provisional, pero no fue posible aplicarla en la práctica, lo que generó focos campesinos opositores al gobierno.

La oposición al gobierno no solo provinó de las asociaciones patronales, si no que también de los anarquistas y comunistas.

España: período 1933 – 1935

Encabezado por Alejandro Lerroux es apoyado por el Partido Republicano Radical y por la organización de derecha católica Confederación Española de Derechas Autónomas. Su trabajo fue deshacer lo hecho por el gobierno anterior. Se hizo conocido este período como “el bienio negro”.

Durante este período se expulsó a los pocos campesinos que habían obtenido tierras en la reforma agraria del gobierno anterior. En el ejército se nombró en puestos claves, a cargo de importantes divisiones armadas, a generales conocidos por su anti-socialismo, como Francisco Franco y Manuel Goded. Se reconcilió al Estado con la Iglesia Católica. Y finalmente se frenaron los proyectos de autonomía vasca.

España: período 1936 – 1939

Encabezado inicialmente por Manuel Azaña, luego por Santiago Casares Quiroga, José Giral y ya en plena guerra civil por Largo Caballero, y luego Juan Negrin. Su fuerza era llamada “el frente popular”, representando al partido Socialista Obrero Español, al Partido Comunista Español, la Izquierda Republicana, la Unión Republicana, al Partido Sindicalista, al Partido Obrero de Unificación Marxista, al Partido Republicano Democrático Federal, a la Acción Nacional Vasca, al Partido Galeguista y a la Esquerra Valenciana.

Ver más

Durante este convulsionado período se aplica una amnistía (perdón legal) para los que participaron en 1934 en las acciones armadas a favor del socialismo. Se restablece el “estatuto catalán”, volviéndose a la idea de las autonomías. Se envió a los generales Francisco Franco, a Marruecos;  Emilo Mola, a Navarra, y Manuel Goded, a Canarias;  de quienes se sospechaba orquestaban un golpe de Estado.

España se debatía entre una izquierda obrera revolucionaria y una derecha golpista antidemocrática. Dentro del Frente Popular las disputas entre sus líderes lo debilitaban. En Pamplona el general Mola se preparaba para un golpe que tendría apoyo internacional.  El 17 de julio de 1936 se subleva el general Franco con el ejército acantonado en Marruecos.  La Guerra Civil se había iniciado. Durante los siguientes tres años los esfuerzos de la República serán destinados a la guerra. España literalmente quedará en ruinas.