La creación de la Universidad y la Casa de Moneda de México.

Conocer  el contexto histórico de la creación de La Real y Pontificia Universidad de México y La Casa de Moneda de México, en el Virreinato de Nueva España.


El virreinato de La Nueva España perteneciente al Imperio español, que se encontraba ubicado en gran parte de lo que se reconoce en la actualidad como América del Norte, se caracteriza ser un espacio territorial  en el cual se funda el periodo colonial mexicano. El virreinato de Nueva España, fue creado el 8 de marzo de 1534, luego de la caída de la ciudad de Tenochtitlán. Teniendo lo anterior como referencia, es que a continuación daremos a conocer los principales antecedentes históricos de la Universidad y  Casa de Moneda de México.

Creación de la Universidad de México

La Universidad de México, fue ordenada el 12 de septiembre de 1551, por medio de una real cédula, la cual fue autorizada por el Rey Felipe II. La primera casa de estudio creada en el virreinato de Nueva España, se denomino La Real y Pontificia Universidad de México y se inauguró en el año 1553.

En el contexto colonial  mexicano, La Real y Pontificia Universidad de México, se caracteriza por ser una sede de estudio destinada al fortalecimiento de las ciencias y la religión en el virreinato de Nueva España. Cabe señalar que esta Universidad estaba destinada solo  a personas de género masculino con origen español y/o criollos. Con una visión católica, las personas que optaban por comenzar sus estudios en los primeros años de la Universidad de México, solo podían obtener estudios teológicos, de derecho, física y medicina, además podían estos criollos y españoles, obtener grados académicos divididos en Bachiller, Licenciado y Doctor.

Creación de La Casa de Moneda de México

La Casa de Moneda de México se creó en el año 1535, en Nueva España bajo el mandato del rey de España, Carlos I. La casa de Moneda de México,  es reconocida por ser la más antigua de América, su creación fue ordenada por medio de una real cédula y promovida en Nueva España por el Virrey Antonio de Mendoza, el cual tras la ordenanza comenzó su construcción.

La generación de monedas durante este periodo se realizo a partir de una base de plata con la imagen de los reyes de España en una de sus caras, además destacar que estas eran realizadas a mano. Dentro  de las principales características de los trabajadores de esta institución destacaba la ordenanza de que estos no podían ser ni indígenas, ni mestizos, por  ende solo españoles se hacían cargo de la elaboración de las monedas en Nueva España.

La elaboración de monedas estaba a cargo de talladores, grabadores, personal encargados del diseño, por lo cual existía en la época un conjunto humano complejo de profesionales a cargo de esta labor, los cuales poseían una trayectoria profesional interesante y de prestigio, por ende el pago por estas labores eran de mucho valor, es  por ello también la prohibición de trabajo para indígenas y mestizos.

La Casa de Moneda, alimentaba las finanzas y el circuito comercial del mundo antiguo, cabe señalar que debido a la proliferación del comercio durante este periodo histórico,  la Casa de Moneda se trasformo en la referencia mundial de creación de monedas.