Resistencia y guerra de guerrillas en México

La tercera etapa de la Independencia de México fue la Resistencia y la guerra de guerrillas.


La muerte de Morelos dejó sin un líder clave a la insurgencia provocando un escenario nuevo de resistencia y de ataques más desorganizados y dispersos.

Guerra de Guerrillas

Esta táctica militar fue utilizada en esta etapa de resistencia y consistió en atacar al enemigo realista mediante ataques rápidos y sorpresivos.

Tras la muerte del líder insurgente José María Morelos y Pavón, el ejército criollo quedó sin un caudillo que los guiara y ordenara, por lo que se sucedieron múltiples combates sin una estrategia y orden establecido.

Nuevos líderes surgieron y establecieron su lucha en distintas zonas: Manuel Mier y Terán en Tehuacán, Guadalupe Victoria en Puente de Rey, Nicolás Bravo en el sur, Vicente Guerrero en la Sierra Madre del sur, entre otros caudillos que contaban con múltiples hombres bajo su mando.

En este contexto, llegó Francisco Javier Mina quien traía intenciones de cooperar con el movimiento insurgente y luchar contra la monarquía española, de hecho había sido expulsado de España debido a su oposición en contra del rey Fernando VII. Durante su exilio, Mina conoció a fray Servando Teresa de Mier quien le informó acerca de lo acontecido en Nueva España y la activación del movimiento en pos de la independencia, situación que lo atrajo al territorio.

Mina organizó un grupo de hombres desde Estados Unidos teniendo como experiencia su participación en las guerrillas contra la monarquía en el sector de los Pirineos. Sin embargo, el ejército insurgente había sido diezmado mientras que el español aumentaba considerablemente y se ubicaban en la totalidad del territorio novohispano.

Indultos y capitulaciones insurgentes

Paralelamente, el virrey Félix Calleja fue sustituido debido a sus crueles medidas contra la insurgencia, en su lugar, lo reemplazaba Juan Ruiz Apocada, quien una vez asumido el cargo optó por una actitud indulgente y ofreció a los insurgentes otorgarles el perdón si es que estos abandonaban las armas.

El ambiente desesperanzador en la filas del ejército insurgente, llevó a muchos de sus integrantes a aceptar la propuesta del nuevo virrey. Esto desfavoreció a los que mantuvieron la lucha, perdiendo muchos de los territorios que se habían ganado como el puerto Boquilla de Piedra, lugar por el cual ingresaban las armas y pertrechos desde zonas aledañas.

A principios de 1817, gran parte de los líderes insurgentes habían capitulado o muerto por las ofensivas realistas, generando un oscuro panorama para las ambiciones independentistas.

Ofensivas de Mina y Guerrero

Mina realizó una expedición contra los realistas teniendo éxito en algunas de sus maniobras. Durante su estadía en el Fuerte del Sombrero fue sitiado por las fuerzas españolas lideradas por el virrey Apocada. El sitio acorraló las fuerzas de Mina dejándolos sin víveres y municiones. Cuando intentó huir y reabastecer el fuerte, no logró retornar nuevamente.

Mina se trasladó hacia Guanajuato donde se refugió junto a Pedro Moreno para recuperar las fuerzas pero ambos fueron sorprendidos y atacados. Moreno falleció en el acto y Mina fue capturado y fue llevado a juicio frente a un consejo de guerra siendo fusilado el 11 de noviembre de 1817.

Tras la muerte de Mina el panorama siguió siendo desalentador, muchos fuertes cayeron en manos realistas y líderes como Rayón o Bravo fueron apresados y condenados a cadena perpetua. Sin embargo, las fuerzas insurgentes no se dieron por vencidas y surgieron nuevos líderes en la lucha.

Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero continuaran enfrentándose a los españoles, ambos en distintas zonas. De los dos, el más experimentado era Guerrero y no dudo en demostrar sus dotes en el combate.

Fue así como tuvo éxito en varias batallas mediante las cuales obtuvo recursos para reforzar la lucha. De este modo, la acción insurgente se revitalizó y fortaleció, las tropas sureñas lograron avanzar y los realistas no pudieron contener este ataque. Esto marcó el inicio de la cuarta y última etapa de la lucha por la obtención de la Independencia de México.