Independencia de EE.UU: El Acta y batallas (1776-1778)

La independencia de los Estados Unidos será divida en dos partes. La primera en torno a las consecuencias de la Declaración y las primeras batallas en defensa de la Independencia; la segunda: Apoyo internacional, las batallas finales y el reconocimiento de la independencia norteamericana.


Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América

El Acta de Declaración de independencia, firmada el 4 de Julio de 1776, es la representación máxima del pensamiento racionalista ilustrado del siglo XVIII, que se vino fortaleciendo en América después de cada una de las diferencias que tuvieron las colonias con la Corona. Esto queda demostrado en los conceptos de derechos y leyes naturales fundados en la racionalidad propia de la época. La dignidad inherente a los seres humanos, la igualdad y la posesión de derechos inalienables, como la vida y la libertad, son los ejes fundamentales del Acta de la Independencia. Siendo el concepto de libertad el que toma preponderancia a la hora de liberarse de los británicos, asumiendo que es ese derecho el que les permite determinar su propia forma de gobierno, sin intervención externa. El hecho concreto más significativo del Acta, y que lleva a la realidad los conceptos anteriormente enunciados, es la afirmación que desde ese día en adelante Gran Bretaña y los Estados Unidos constituirían dos naciones diferentes.

Las batallas y estrategias

El ejército norteamericano

La declaración de independencia no significó el término inmediato del conflicto, de hecho la disputa armada estaba en pleno desarrollo entre norteamericanos e ingleses. Hacia sólo pocos meses, en marzo de 1776, que George Washington y el Ejército Continental, habían logrado ocupar la zona de Dorchester Heights en la ciudad de Boston. Frente a esta victoria los británicos que resistían el avance norteamericano se vieron obligados a retirarse de Nueva Escocia.

En contraparte, en agosto del mismo año, Washington lleva a su ejército a la ciudad de New York, para hacer frente a un ataque combinado de enviados ingleses y el ejército británico en América, comandado por el Almirante Richard Howe. Sin embargo, esta vez el ejército patriota estadounidense no logró la victoria en primera instancia, por lo que debieron esperar en la ribera norte del río Hudson la llegada de refuerzos del ejército comandado por Benedict Anderson, pero esto no fue suficiente y no pudieron vencer a los realistas. Finalmente, se vieron forzados a instalarse a las afueras de la ciudad de New Jersey cerca del río Delaware.

El ejército realista

La estrategia militar inglesa intentó, en 1777, separar a los estados del norte y del sur por medio de una línea entre ambas situada en la ciudad de New York. Para ello necesitaban la conjunción de las milicias comandadas por el General Horatio Gate con las guiadas por Howe. Sin embargo, cuando Gate estaba en camino fue interceptado por George Washington, en Saratoga, frente al cual se tuvo que rendir. A pesar, de esta derrota el potencial militar británico era mayor, y las fuerzas independentistas se vieron en dificultades a finales de 1777 y comienzos de 1778, período en el que se refugiaron en Valley Forge esperando que terminara el invierno.

Diplomacia norteamericana

En el ámbito diplomático las cosas iban mejor para los independentistas, en febrero de 1778, Benjamin Franklin consiguió firmar tratados de cooperación con Francia, país que resultó perjudicado durante la Guerra de los Siete años, que ahora buscaba revancha de sus rivales los ingleses. Los tratados fueron mantenidos en secretos y en ellos Francia reconoció a Estados Unidos como un país independiente, además de comprometer ayuda militar hasta alcanzar la victoria y consolidar la independencia.

Este primer apoyo internacional fue fundamental en la lucha por la independencia de Estados Unidos, a lo que prontamente, ya sea indirecta o directamente, se sumarían otros estados europeos y las batallas decisivas entre ambos frentes estaban a punto de desatarse. Sin este apoyo no hubiese sido posible la victoria norteamericana.