Imperio Inca: los reyes del periodo imperial

Conoce a los gobernantes del denominado Periodo Imperial Incaico: Inca Pachacútec, Tupac Inca Yupanqui y Huayna Cápac.


La sangrienta victoria alcanzada en Yawarpampa por la nobleza cusqueña dirigida por Pachacútec  ante el  aguerrido y belicoso pueblo de los chancas, se convirtió en un momento clave en la historia de la sociedad cusqueña, ya que devino en la conformación de lo que hoy conocemos como Imperio Inca o Tahuantinsuyo, condición que ostentó parte de los siglos XV y XVI.

¿Por qué nos referimos al Tawantinsuyo cómo Imperio?

Para alcanzar éste estado, la sociedad quechua (o cusqueña) se dedicó durante los siglos anteriores a conformar alianzas con otras etnias del espacio andino, lo que se complementó con victorias obtenidas  en enfrentamientos ante otros señoríos, provocando  una extensión paulatina de su territorio. Durante el periodo del Tawantisuyo, se alcanzó la mayor invasión de territorios conquistándose Colombia, por el norte, Chile por el sur, atravesando Ecuador, y amplias zonas de Bolivia y Argentina.

Al poseer amplios territorios, aumentó considerablemente la población sometida a las leyes incaicas; muchos de los pueblos conquistados pagaron tributo (para mantener la burocracia estatal del incanato) y fueron desterrados de sus tierras, siendo enviados a otros lugares para que trabajaran la tierra y el ganado.

Si bien respetaban las creencias de cada pueblo conquistado, impusieron al dios Inti (Sol), como ente principal de veneración.

Es así como el incanato logra un alto grado de desarrollo, progreso que se focaliza en tres regímenes: el de Inca Pachacútec, Tupac Inca Yupanqui y el de Mayta Cápac. Sus principales logros, los visualizaremos a continuación.

Reinado de Inca Pachacútec

Se le considera el primer emperador del periodo expansivo de los incas, tras liderar al ejército que venció a los chancas. Se le atribuye la capacidad de organizar de manera ordenada y fecunda el incanato. Para alcanzar lo anterior, combatió enérgicamente a los señoríos que no lo asistieron cuando los cusqueños se encontraban asediados por los chancas. Esto garantizó la paz interna del imperio.

Podemos considerar como sus legados más trascendentes, la expansión del Tahuantinsuyo, conquistando y explorando nuevos territorios (Tarapacá y Antofagasta en Chile, Tucumán en Argentina y avance hacia la costa norte de Perú), conllevando el sometiendo  de nuevos señoríos, que viendo la fortaleza del ejército inca, decidieron aliárseles.

Otros acontecimientos importantes encontramos el embellecimiento de la ciudad de Cusco y la división del imperio en cuatro Suyos (Collasuyo, Contisuyo, Antisuyo y Chinchasuyo). También comienzan las obras de la ciudadela de Macchu Picchu y de la fortaleza de Sacsayhuaman.

Reinado de Tupac Inca Yupanqui

Segundo emperador del periodo expansivo incaico. Dedicó sus esfuerzos a expandir territorialmente el imperio llegando a dominar a los pueblos ubicados en Chile, arribando hasta el Río Maule donde no fueron capaces de dominar al pueblo mapuche. Además, el ejército derrotó sangrientamente a los pueblos ubicados en el actual Ecuador (como cañaris y punas) y Colombia.

La mitología incaica reseña que Inca Yupanqui, tomó la empresa de navegar por el Océano Pacífico, para arribar a las Galápagos, y posiblemente  lo que conocemos en la actualidad como la Polinesia Francesa; sin embargo, no se ha comprobado la veracidad de este viaje.

Reinado de Huayna Cápac

Asume el mando a finales del siglo XV (1488), logrando mantener la calma social en el interior del imperio. Prosigue el plan expansivo territorial de sus antecesores, alcanzando el punto máximo de conquista en el norte del imperio: El río Ancasmayo, cercano a lo que es hoy la ciudad de Pasto, Colombia. Tuvo que hacer frente a las revueltas de los chachapoyas en Tucumán. Conquista Tumibamba (Ecuador), que se convierte posteriormente en un importante centro administrativo del imperio, asentando el poderío en esta zona, tanto que trasladó la Corte Imperial desde Cusco hacia Quito. Promovió la construcción de obras públicas y templos de adoración e instruyó la creación de un ejército que se hiciera cargo de la expansión hacia el norte del Tahuantinsuyo. Esta decisión y la posterior muerte del emperador y su sucesor Ninan Cuyuchi, debido a una viruela, llevaron a la ruina al imperio. La mencionada enfermedad devastó a parte importante de la población incaica, siendo esto indicio de la llegada y posterior invasión de los conquistadores españoles a Sudamérica