La Cuestión Social

Conoce los antecedentes y características de la Cuestión Social, fenómeno experimentado por el proletariado industrial.


La Cuestión Social fue un fenómeno experimentado en la sociedad industrial europea producto de las transformaciones sociales, económicas y políticas derivado del proceso de industrialización. La miserable condición de vida del proletariado industrial generó múltiples reacciones como crítica a esta situación.

Contexto socioeconómico

La Revolución Industrial motivó profundas transformaciones en la sociedad europea del siglo XIX. Factores como la explosión demográfica y la migración desde el campo a la ciudad, reorganizaron la vida social. Las ciudades se transformaron en el centro de desarrollo económico y la oferta laboral de las nuevas fábricas atrajo a miles de personas que anhelaban mejores expectativas de vida. Con el crecimiento urbano se desarrollaron los servicios que también se transformaron en una fuente laboral para los trabajadores.

La modernización de la sociedad y el advenimiento de las ciudades industriales trajeron consigo la aparición de la sociedad de clases, que reemplazó a la sociedad estamental tradicional que se había desarrollado en siglos anteriores. El prestigio y posición social pasaron a depender del poder económico y ya no de títulos nobiliarios sanguíneos y hereditarios.

En esta nueva dinámica social, la burguesía se posicionó como la clase alta. Este grupo estaba compuesto por grandes empresarios, industriales, banqueros y comerciantes, así como también, por altos funcionarios. Cultivaban un estilo de vida de grandes lujos y excesos que se daban gracias a las enormes riquezas con las que contaban. El poder cultural también yacía sobre esta clase social, la cual contaba con un alto desarrollo intelectual y con el control de la prensa. Establecieron lazos matrimoniales con la aristocracia tradicional que hizo que ambas clases se fusionaran paulatinamente.

La clase baja estaba compuesta por campesinos y por los obreros urbanos de las fábricas que conformaron el proletariado industrial. Estos últimos tenían una pésima calidad de vida debido a las condiciones laborales con las que vivían.

La lamentable situación socioeconómica que experimentaron gracias a la industrialización, motivó la respuesta de diversos sectores de la sociedad, quienes criticaron y reaccionaron ante esto. Los problemas sociales, políticos y económicos derivados del origen de la sociedad industrial es lo que se conoció en Europa como la “Cuestión Social”.

Situación social del proletariado

La jornada laboral de los trabajadores industriales superaba las 12 horas, sin contar con medidas de seguridad, sin vacaciones y sin descanso dominical. No existía un reglamento que regulara el trabajo, no existían contratos, por lo tanto, no había ningún control de horarios ni tampoco bienestar para los trabajadores en caso de enfermedades o accidentes.

La gran cantidad de población que requería trabajo superaba la demanda de las fábricas por mano de obra, por lo cual, los industriales ofrecían bajísimos salarios y con los obreros que tenían problemas, podían reemplazarlos fácilmente.

El proletariado industrial estaba compuesto por hombres y mujeres, incluso niños. A pesar de que familias completas trabajaban para conseguir un salario, este no daba abasto para satisfacer las necesidades del núcleo.

Las condiciones de vida en los barrios obreros eran paupérrimas. El hacimiento e insalubridad junto a la mala alimentación que recibían los trabajadores, se convertían en el foco ideal para la transmisión de enfermedades de todo tipo.

Frente a las problemáticas derivadas del éxito del capitalismo industrial, surgen diversas respuestas y manifestaciones desde diversos sectores de la sociedad. Los trabajadores comienzan a organizarse y el Movimiento Obrero toma fuerza, asimismo, surgen nuevas teorías políticas e ideológicas como respuesta a las inequidades derivadas de la sociedad de clases.