La economía feudal

Conoce en que se basaba la economía feudal, cómo impactaba en esta la agricultura y ganadería y cómo se distribuían las tierras en este periodo. 


El feudalismo es un sistema de relaciones políticas, sociales y económicas que predominó en Europa entre los siglos IX  y XV. El principio fundamental fue auto-subsistencia de los feudos cómo idea central para darle un dinamismo a la distribución de los recursos.

Aspectos generales de la economía feudal

Como todos los recursos necesarios para el abastecimiento se generaron en el feudo, la economía generó un sistema cerrado o autárquico, en la cual cada villa, región o reino procuraba vivir con lo que producía. Por lo tanto, el comercio con otras zonas o localidades se efectuó sólo con lo más indispensable.

Las actividades económicas se centraron en la agricultura y la ganadería, pero no a gran escala. Las innovaciones se dieron principalmente en la técnica como la invención de los molinos de agua,  el arado con ruedas y el jugo frontal para los bueyes. Otro  adelanto fue el uso de herraduras en los animales para afirmarse mejor en la tierra. A pesar de estos cambios en la técnica no aumentaba en gran parte la producción.

La agricultura y la ganadería feudal

Los productos que se cultivaron fueron variados, según la estación del año. En el invierno se producían los cereales de invierno: trigo candeal y centeno; para la primavera se cultivaba la cebada y la avena, indispensables para la alimentación de los animales.

La técnica que se utilizaba para labrar la tierra fue la del barbecho, la que contemplaba el descanso de la tierra por un período de tiempo determinado. En ese momento la tierra era ocupada por animales, los que la fertilizaban con su estiércol.

Luego del receso la tierra iniciaba el proceso de rotación trienal, dividiéndola en tres partes. Así los trigos se plantaban en un sector en el invierno durante el primer año, en la siguiente sección se cultivaba el trigo de primavera y en el último segmento se ponía el barbecho. Estos cultivos se rotaban cada año.

Otro de los productos que se cultivaron fueron las habas, arvejas, repollos, lechugas y frutas según la región. Para hacer telas y cuerdas se ocupó el cáñamo. El cuidado  de animales se efectuó para obtener carne, la que se dejaba secar salada y aliñada con especies de oriente para prolongar su conservación. La leche y otros productos lácteos se obtenían de animales como la vaca y la cabra.

División de tierras

El feudo estaba dividido en varias secciones, la más importante fue la casa señorial. En esta se pudo encontrar los talleres, molinos, hornos, establos y almacenes. Alrededor de esta tierra estaba la aldea o villa en dónde vivían los campesinos libres o villanos y los siervos de la gleba.
Estas tierras se dividían en:

  • Tierras de reserva: pertenecían al señor feudal, quien fue el encargado de explotarlas.
  • Mansus o lotes. Tierras entregadas a los villanos, quienes las explotaban en beneficio propio. A cambio debían entregar un pago y prestar servicios personales al señor feudal.
  •  Tierras comunales: se destinaban a la caza de animales, para sacar leña y el pastoreo de animales.

El trabajo el interior del feudo se concentraba en las labores agrícolas, tarea mucho más difícil que en la actualidad. No se utilizaban fertilizantes y las herramientas agrícolas fueron rudimentarias. Los arados estaban fabricados de madera, por lo que no se aprovechaba bien la tierra, no se araba en profundidad, agotándose de forma rápida la productividad. La pobreza de los campesinos significó que no tuvieran animales y trabajaran la tierra de forma manual con picota y pala.