Revolución Industrial: Proyecciones

Conoce el impacto de los cambios en la sociedad provocados por la Revolución Industrial y su proyección actual.


La Revolución Industrial modernizó la sociedad dejando atrás a las sociedades tradicionales. Las profundas transformaciones sociales y económicas provocaron cambios positivos y negativos. Muchas problemáticas sociales actuales derivan de estas transformaciones.

Principales Transformaciones

Los grandes acontecimientos de siglo XIX y XX fueron de la mano con los cambios económicos y sociales provocados por la Revolución Industrial. Esto provocó una conversión en la vida de las personas quienes adquirieron nuevos hábitos y costumbres. Estas transformaciones fueron de tal relevancia que trascienden hasta nuestros días.

Entre los cambios más relevantes provocados por el advenimiento de la Revolución Industrial destacamos:

Cambios Urbanos

El proceso de urbanización tuvo una aceleración a fines del siglo XIX. Hubo un aumento demográfico y una intensa migración desde los campos a las ciudades. Este incremento desmedido tuvo graves secuelas que provocaron fuertes problemáticas sociales. Se generó un caos al no poder dar abasto a los nuevos requerimientos de la modernidad.

La estructura de la ciudad se vio transformada y hubo que buscar soluciones en torno a la mejoras de la calles, alcantarillados, alumbrado público, agua potable, entre otros. Todos nuevos aspectos propios de las sociedades industriales.

Cambios en el orden mundial

Los países que logran integrar la industrialización en su producción pasaron a ser los cabecillas y los más desarrollados del orbe. Sus industrias dependen de la exportación de materias primas aportadas por países menos desarrollados. En los países industriales, la agricultura pasa a un segundo plano.

La inequidad en el desarrollo entre países genera, a la larga, una enorme brecha entre ricos y pobres. Iniciándose aquí un problema que hasta el día de hoy se mantiene.

Cambios sociales

Uno de los más relevantes cambios en la sociedad fue la aparición de las clases sociales, dejando atrás la sociedad estamental. La burguesía se consolidó como clase dominante y surgió el proletariado industrial. Se generó una dinámica que protagonizan los dueños de los medios productivos (burguesía) y por quienes venden su mano de obra (proletariado).  Esto provocaría con el tiempo, fuertes antagonismos sociales que derivarían en graves conflictos y disputas ideológicas.

Por otro lado, clases como la aristocracia y el campesinado perduraron y mantuvieron su tradición. La sociedad industrial planteó un nuevo escenario en donde la posición social está definida por el poder económico.

Revolución tecnológica

Existió un creciente avance en materia de inventos y avances tecnológicos que cambiaron totalmente los hábitos y la forma de vida de las personas.  La inclusión de la luz eléctrica en la vida cotidiana marcó una de las más fuertes transformaciones que modernizaron la sociedad.  Los avances en la ciencia y medicina también generaron profundos cambios. La aceleración del proceso de desarrollo científico y tecnológico iniciado durante la Revolución Industrial es una cualidad que perdura hasta nuestros días.

Cambios medioambientales

Durante la Revolución Industrial el uso del carbón, petróleo y electricidad fue en ascenso. Para ello se requirió la extracción y uso de excesivo de muchos recursos naturales. Los paisajes fueron afectados por el  creciente avance de las ciudades, de las líneas de ferrocarril y de las tierras agrícolas y ganaderas.

En el siglo XX  se empieza a experimentar las primeras formas de contaminación a gran escala. Aumentan los desechos industriales, producción de gases nocivos para la atmósfera,  la contaminación de las aguas, etc. Todas problemáticas que se inician desde la Revolución Industrial. El problema de la desertificación, calentamiento global y agotamiento de recursos naturales también proceden desde acá.

La modernización de la sociedad trajo consigo un cuestionamiento social y medioambiental que se fue potenciando con el avance de los siglos. Las consecuencias de la modernización, fueron tanto positivas como negativas y las negativas llevaron a cuestionar el concepto de progreso sostenido. Ya en nuestros días predomina la idea del desarrollo sustentable, en donde se postula que este progreso vaya de la mano con la preservación de los recursos y con el bienestar social de las comunidades.